Derechos del comprador

LA GARANTÍA LEGAL DE UN COCHE NUEVO

Foto: kontsumo.blogspot.com

Cuando se adquiere un coche nuevo, por ley se establece un plazo genérico de dos años en los que se garantiza una ausencia de defectos dentro de unos límites. Esos límites están establecidos en el Real Decreto Legislativo 1/2007. En este texto se aprueba la “Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios” y tiene como misión regular las condiciones en las que se van a aplicar las garantías de los bienes de consumo entre los que se encuentran los vehículos a motor. En esta norma se establece que la garantía de un automóvil nuevo comienza el día en que se entrega el vehículo y dura 24 meses desde entonces.

Hay que tener en cuenta que el precepto de garantía legal no es fácil de aplicar, estableciéndose unos límites que en ocasiones son fuente de conflictos. En principio, la garantía no cubre las averías o desperfectos causados por negligencia, falta de cuidado, impericia, utilización defectuosa o sobrecarga –incluso pasajera- del vehículo por parte del conductor. Es decir, si un comprador se queda atascado con su coche nuevo en un barrizal y acaba quemando el embrague por someterlo a un esfuerzo impropio al intentar salir, es evidente que la avería no quedará cubierta por la garantía. Aunque con un buen abogado igual consigues algo.

Por otra parte, las marcas se cubren las espaldas y tienen por norma exigir el total y estricto cumplimiento del manual de instrucciones del automóvil, así como del “plan de inspección y mantenimiento” del mismo. En caso de no hacerse así, muy probablemente el fabricante se lavará las manos y no querrá reparar en garantía. Y en este sentido nos podemos encontrar con otro alud de problemas.

Antiguamente se decía que los mantenimientos durante el período de vigencia de la garantía eran obligatorios hacerlos en un Servicio Oficial. Sin embargo esto ha cambiado tras la aprobación de varios reglamentos de la Unión Europea en los que se fijan las bases para aumentar la libre competencia en el sector y establece que un taller independiente pueda realizar labores de mantenimiento durante el tiempo de garantía sin que ésta se pierda. Para ello, los talleres independientes tienen derecho a acceder a la información técnica necesaria para acometer con solvencia las reparaciones. Además, se recalca la libertad de elección de taller siempre que el cliente se haga cargo del pago de la factura, incluso aunque el vehículo se encuentre cubierto bajo la garantía del fabricante. La Comisión Europea ha aclarado que, en caso de que el trabajo realizado por el taller independiente sea defectuoso, el cliente podría perder la garantía.

Enlazando con lo anterior, los fabricantes siempre dejan constancia de que no se harán cargo en garantía de ningún vehículo averiado como consecuencia de una reparación defectuosa, o de la adición de piezas o elementos ajenos al automóvil. Les pondré un ejemplo fácil de entender: si en una tienda de telefonía instalan en un coche nuevo un manos libres conectado al equipo de música de serie, en caso de que el aparato falle no estará cubierto por la garantía.

Por último, quedan también excluidos los fallos producidos por el abuso en el régimen de conducción o por el sometimiento a un esfuerzo impropio como puede ser la participación en competiciones deportivas.

Como podrán observar, hemos dejado para otro artículo la exclusión de la garantía que más discrepancias causa y que en muchas ocasiones suelen terminar con reclamaciones en consumo: las piezas de desgaste.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Libre elección de taller para las revisiones oficiales

Muchos conductores aún ignoran que no tienen por qué llevar su vehículo al concesionario de la marca a fin de realizar las revisiones oficiales del mismo. La ley garantiza al usuario al libre elección del taller incluso cuándo este está en el periodo de garantía. Nos referimos, claro está, a revisiones y reparaciones no incluidas en la garantía y que deben de ser pagadas por el propietario del vehículo.

Los fabricantes tienen la obligación de proporcionar a los profesionales de estos talleres toda la información necesaria para realizar la correcta revisión del vehículo así como de facilitar las piezas y repuestos que puedan necesitar para llevarla a cabo.

De este modo podrás escoger el taller que te merezca más confianza y que te ofrezca una mejor relación entre calidad y precio, siempre y cuándo cumpla todos los requisitos para poder sellar tu libro de garantía. No hacerlo iría en contra de las leyes más elementales de libre competencia y de libertad del usuario para elegir quién le proporcionará un servicio por el que van a tener que abonar un dinero.

Problemas que puede derivar no usar el taller oficial

Cuándo usamos un taller que no sea el oficial debemos de asegurarnos de que conocen bien los requerimientos del fabricante para mantener la garantía y de que el trabajo que realizan va a tener todos los niveles de calidad exigidos. Si el trabajo fuera defectuoso el fabricante podría lavarse las manos y no respetar la garantía del vehículo amparándose en que ha sido manipulado de un modo no apropiado.

Evidentemente siempre hay formas de recurrir esta decisión pero pueden alargarse y dejarnos sin vehículo durante una temporada, dependiendo del tipo de problema que se platee. Por miedo a esta situación son muchos los que siguen prefiriendo acudir al taller de su concesionario.

Cada vez más talleres realizan estas revisiones

Pero lo cierto es que cada vez son más los talleres de prestigio que realizan este tipo de revisiones oficiales con un porcentaje muy bajo de problemas, revisando incluso los dispositivos electrónicos del coche. Una avería electrónica puede ser la causa de que el vehículo se detenga y no se vuelva a poner en marcha, obligándonos a llamar a la grúa para remolcarlo hasta el taller más cercano. Por ese motivo es  muy importante asegurarse de que todo funciona como es debido, ya que puede ahorrarnos un posible disgusto.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

¡Primera comparativa! El nuevo Audi Q3 contra el Q5

En junio del año pasado salió a la venta el offroader Q3. Es 24 centímetros más corto que su hermano mayor el Audi Q5 y además 6.900 EUR más barato. ¿Una oferta irresistible? ¿Qué modelo ofrecerá más?

Aquí una primera comparativa.

Aun con un total parecido en lo óptico – el Q3 es más atlético, fibroso y tiene una menor imagen taurina que el Q5. Tiene un look de cupé el cuál le queda a este novato muy bien. La parrilla aparenta no estar tan presente en su imagen. Destaca menos.

Comodidad: Aun ofreciendo el Q5 (4,63 metros) mas espacio interior, el Q3 (4,39 metros) también ofrece lo suyo. En la parte delantera como posterior, hay suficiente espacio. La comodidad de cabeza y pies esta garantizada. La tapa de la guantera, un tanto temblorosa, no nos transmite la estabilidad suficiente que se espera de un coche de esta marca.

Carga: El Q5 ofrece lógicamente una mayor amplitud de maletero. Q5: 540 hasta 1560 litros, Q3: 460 hasta 1365 litros. En el Q3 molesta el canto inferior con casi dos palmos de distancia al suelo del maletero. Las cajas pesadas, han de ser aupadas con fuerza.

Motorización: Mientras que el Q5 utiliza el A4 como base, el Q3 se desarrolla de los genes del VW Tiguan. El Q5 solo lo hay con tracción a las cuatro ruedas mientras que el Q3 se puede obtener también con tracción delantera. En conexión con el DSG – automático se abre la caja de cambios y el Q3 rueda sin freno del motor de manera tal, que ahorra combustible. Start Stop en los semáforos y un sistema de recuperación de energía en el frenado que recarga la batería lo llevan incorporados, de serie, todos los Q3.

Equipamiento: La ventaja del Q5 es que es climaautomático, ruedas 17 pulgadas en vez de 16 y detalles en el confort que no se ofrecen en la serie Q3.

Precio: El Q3 se puede obtener a partir de 29.900 EUR – 6.900 EUR menos que el Q5, el cual además, sólo lleva tracción a las cuatro y no delantera, como podría llevar Audi Q3.

Conclusión: El Q3 es una alternativa fantástica para conductores menos exigentes y que se quieran ahorrar un par de miles. Pero claro, si tus objetivos de compra de un coche son la seguridad y la presencia en carretera, de tal manera que todo el mundo sepa que éstas ahí, te convendría pensar en el hermano mayor Q5. De esta manera, tu seguridad y la de los tuyos está garantizada.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.5/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Comparativa diesel A4 3.0 TDI quattro (B8), BMW 330d y Mercedes C320 CDI (Parte I). Seguridad e interior.

Comparamos tres vehículos de gama media de las marcas BMW, Mercedes y Audi. Esta primera parte de la comparativa se refiere a los elementos de seguridad de los que disponen los vehículos así como, su adaptación en el interior gracias a los cambios realizados en carrocería.

Se trata del Audi A4 modelo B8 fabricado desde 2008 en adelante. BMW 330d modelo E90 visto desde el punto de vista del restyling que recibió en 2009 y el Mercedes C320 CDI en su generación W204 presentada en el Salón del Automóvil de Ginebra en 2008. Por tanto, tres vehículos de los que se puede decir que son parejos en la gama media y que todavía son bastante actuales.

Los nuevos pliegues en el capó y en el frontal del 330d lo proveen con una mayor fuerza en su expresión. En el interior, sin embargo, la oferta de espacio se asemeja a su predecesor, por lo tanto, el habitáculo es estrecho. Al contrario es en el A4, donde los pasajeros tienen una generosa cabida. En el Mercedes el espacio interior es un tanto menor.

Los avances los ofrece BMW en el tan criticado iDrive. La molesta búsqueda en menús se ha reducido un poco, gracias a una mejor accesibilidad por ocho teclas adicionales que facilitan un acceso directo a menús preseleccionados. Algo parecido ocurre en el MMI (Multi-Media Interface) de Audi. Gracias a teclas adicionales se accede a los menús. Esto ha facilitado el uso de estos controles.

Pero el mejor es el de BMW ya que las teclas están muy juntas al jostick central y por lo tanto facilitan la selección intuitiva de los botones. Opcional es la posibilidad de acceso al internet por parte de la serie 3. La navegación sólo se puede llevar a cabo con el coche estacionado y aún funciona con lentitud.

Quien quiera transportar una gran carga encontrará en el Audi unos asientos traseros abatibles de serie. Los competidores piden para esto precios bastante elevados. (BMW 490 EUR, Mercedes 309 EUR). En seguridad es Mercedes la que se lleva la mejor puntuación gracias a la posibilidad de incorporar airbags para las rodillas, asientos infantiles integrados y la opción del sistema Presafe (399 EUR) el cuál, en caso de accidente, tensa los cinturones de seguridad y cierra las ventanas laterales.

Por el contrario Audi ofrece asistentes de cambio de carril y asistentes de ángulo muerto, lo cuál Mercedes y BMW no pueden mejorar. Por lo tanto Audi deja en temas de carrocería y seguridad la mejor sensación.

El Audi A4 3.0 TDI es un vehículo fabricado sin duda para hacer kilómetros en carretera, así como, son su gran oferta de funcionalidades básicas de equipamiento en cuanto a asistentes a la conducción, las que destacan por su comodidad al utilizarlas. Un vehículo ideal para amantes del conducir. Es por tanto en temas seguridad que Audi gana a sus dos competidores.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

GARANTÍAS AMPLIADAS EN VEHÍCULOS NUEVOS

Foto: www.tallervirtual.com

En los últimos años estamos asisitiendo a un fenómeno que requiere una explicación detallada. Cada vez más, los fabricantes de coches están promocionando, como parte de sus ofertas comerciales, una garantía ampliada por un período más largo que el que obliga la ley. Para que tengamos claros los conceptos, el Real Decreto Legislativo 1/2007 que aprueba la “Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios” establece que los automóviles nuevos tienen garantizada una ausencia de defectos por un plazo de dos años. Esto es lo que llamaríamos garantía legal, que es preceptiva al vender cualquier bien de consumo como es un vehículo nuevo. Entonces, ¿por qué los fabricantes están ofreciendo, en algunos casos, hasta More

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

LA NUEVA LEY DE PRÉSTAMOS AL CONSUMO

como-comprar-coche

Foto: www.squidoo.com

A la hora de adquirir un coche, tan importante es encontrar un buen precio como conseguir unas condiciones de financiación ventajosas. Si tenemos en cuenta que aproximadamente el 80% de los vehículos que se adquieren en España se pagan a través de préstamos al consumo, la financiación es uno de los puntos que adquieren mayor importancia.

En 2008 se aprobó la Directiva 2008/48/CE de la Unión Europea que pretendía armonizar en todos los países de la Unión las disposiciones sobre este tipo de créditos y hacer que el mercado crediticio fuese más transparente. Dicha Directiva ha sido adaptada a nuestro ordenamiento jurídico mediante la Ley 16/2011 de 24 de junio que entró en vigor ayer 25 de septiembre de 2011.

Si hacemos memoria, recordaremos que en los años anteriores a la crisis, además de la orgía de ventas que terminó con la explosión de la burbuja inmobiliaria, también se produjo un aumento exponencial de las ventas de automóvilesllegando a matricularse en 2005 más de un millón y medio de turismos nuevos en España-. Dichas cifras record fueron conseguidas, en gran medida, por un mercado fianciero de bajos tipos de interés y una enorme facilidad para la aprobación de créditos.

Por aquella época, casi cualquiera podía acceder al coche que quisiese simplemente pidiendo más capital prestado y alargando el plazo de devolución. Esa alegría ha traído como consecuencia que el número de impagados haya aumentado mucho, con el consiguiente impacto negativo en la crisis financiera.

Para mejorar la transparencia, y asegurarse que las entidades financieras realizarán correctamente la evaluación de riesgos, se ha aprobado esta nueva Ley de Préstamos al Consumo. Básicamente lo que trata es de que el consumidor entienda correctamente las implicaciones que conlleva contratar un préstamo. Para ello, va a ser requisito indispensable informar a los clientes con total claridad de las condiciones específicas del producto que están contratando.

Desde algunos sectores se ha criticado a esta ley porque toma a los clientes que compran vehículos a crédito como si fuesen unos analfabetos financieros. En cambio yo pienso que es un acierto, ya que no es muy habitual tener una gran cultura financiera. Por eso mismo, la información de las condiciones esenciales de un préstamo debe darse muy mascadita y de modo personalizado por parte de las entidades.

Además, la normativa también va a permitir que los prestatarios puedan desistir del contrato en menos de catorce días desde la firma, simplemente expresando su intención de dejarlo sin efecto. En ese momento, el cliente tiene un plazo de 30 días para devolver el capital prestado más los intereses ocasionados durante ese tiempo, sin que el prestatario pueda reclamar otro tipo de indemnización.

Por último, la nueva ley también exige a las entidades financieras que evalúen la solvencia del consumidor antes de la firma de los contratos, a través de la información que le proporcione el propio cliente y de los datos contenidos en bases de datos públicas. Este precepto tiene poca importancia en las compras de automóviles ya que las financieras de marca suelen analizar con rigor el riesgo de las operaciones. Pero no ocurre lo mismo con un tipo de préstamos que han proliferado como hongos y que se anuncian como preconcedidos. Orientados a la financiación de capitales pequeños, son una verdadera trampa para personas con dificultades, angustiadas por una deuda, ya que suelen aplicarse unos tipos de interés altísimos, cercanos a la usura.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

TIPOS DE GARANTÍAS DE VEHÍCULOS DE OCASIÓN

Foto: autopista.es

El otro día escribí sobre las garantías legales para vehículos nuevos. En esta ocasión, el artículo versará sobre las garantías de los coches usados. Y dentro de esta temática, tendríamos que distinguir entre dos tipos de operaciones de compraventa: las realizadas entre particulares y las llevadas a cabo entre un profesional y un particular. Es importante comprender bien esta distinción ya que se rigen por legislaciones distintas.

En caso de que un particular adquiera un vehículo de ocasión en un Concesionario o a un Compraventa profesional, la operación se ampara en la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo. Dicha ley establece que la garantía comercial que deben ofrecer estos profesionales debe durar como mínimo un año desde la fecha de la venta. Durante dicho período de tiempo, el vendedor debe responder del buen estado y de las cualidades del automóvil vendido.

Esta regulación otorga al comprador, en caso de que aparezcan defectos durante el primer año desde que se llevó a cabo la transacción, la posibilidad de que se le repare el coche gratuitamente. De no arreglarse, el consumidor tendría derecho a que se le sustituya por otra unidad de similares características, o se le devuelva el dinero pagado. En caso de tener que reclamar, se hará a través de la Junta Arbitral de Consumo, que será quien dirima los posibles conflictos.

En cambio, el Código Civil será el que regule las compraventas realizadas entre particulares. Esta normativa, de carácter general, establece que el bien transferido debe estar libre de cargas o gravámenes –de existir, la Jefatura Provincial de Tráfico no permitiría el cambio de titularidad– y debe carecer de vicios ocultos. Esta norma, expuesta en el artículo 1484 del Código Civil, aclara que no se responderá por los defectos manifiestos o que estuvieren a la vista. Además, el artículo siguiente no exime de responsabilidad al vendedor por desconocimiento del vicio oculto. Este precepto tiene una relevancia tremenda de la que apenas nadie es consciente, ya que en caso de vicio oculto los problemas pueden ser terribles.

El ejemplo perfecto sería el de alguien que se entera de que un amigo ha puesto a la venta su coche usado y decide comprarlo. Ninguna de las dos partes sabe que el vehículo tiene una avería muy grave que aún no ha aflorado. Si cinco meses después de la transacción, el coche se estropea, hay que tener muy claro que el antiguo propietario debe ser quien pague la reparación si no quiere perder pleitos y amigos. De todos modos, la ley establece una trampa en el artículo 1485 ya que puede incluirse una cláusula en el contrato por la que el vendedor no tendría que hacerse cargo de sanear los vicios ocultos.

Respecto al plazo para presentar una demanda judicial, el artículo 1490 establece que será de seis meses desde la firma del contrato. Por eso se suele decir coloquialmente que la garantía entre particulares vincula al vendedor por este plazo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 2.7/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)