antes de comprar

ANTES DE COMPRAR UN COCHE, SE DEBE PROBAR

Foto: www.vigoalminuto.com

Igual que es importante realizar una inspección visual tanto del interior como del exterior del vehículo que nos interesa adquirir, también es fundamental que realicemos una prueba dinámica del mismo antes de decidirnos por él. En mi opinión, también habría que hacer la prueba para adquirir un coche nuevo, pero no todos los vendedores están dispuestos y además no siempre se tienen todos los modelos de las amplias gamas de cada fabricante. Los reacios a probar un automóvil nuevo suelen añadir también que todos los coches nuevos van bien y que si no se es experto no vamos a encontrar diferencias entre uno u otro modelo. A esto yo siempre contesto que las pruebas se pueden hacer de dos clases: de un modo profesional, analizando una serie de aspectos, y teniendo conocimientos que nos permitan las comparaciones con otros modelos similares. La otra posibilidad es la prueba normal en la que el futuro comprador debe analizar las sensaciones que le transmite el vehículo, si se siente a gusto o no, si está dispuesto a pasar en él una gran parte de su vida. Sobretodo porque hay muchos coches bonitos que son horriblemente incómodos una vez que se circula en ellos.

Pero para adquirir un automóvil usado, la prueba dinámica es absolutamente imprescendible, ya que de ese modo podremos detectar posibles fallos que pasarían desapercibidos con el coche parado.

Personalmente prefiero que el recorrido de la prueba se lleve a cabo por una ruta similar a la que hagamos habitualmente. Si solemos circular por ciudad, una gran parte del test debe desarrollarse en ciudad. Comprobando la agilidad en el tráfico diario. Incluso hay que buscar alguna zona con buenos espacios de aparcamiento para comprobar cómo son las maniobras, si es cómodo para aparcar, si no hay que dejarse los brazos girando el volante. Incluso así, es conveniente salir algo a carretera, para que podremos conocer el tipo de aceleración que tiene y la respuesta dinámica.

Para clientes que circulan mucho por autovía, el sitio recomendado es, obviamente, una autovía o autopista. Allí veremos qué tal alcanza la velocidad punta y qué tal la mantiene. Podremos probar asistencias a la conducción y mantener velocidades constantes más altas, donde comprobaremos sonoridad y dinámica de marcha.

Por otra lado, si se circula por carreteras sinuosas lo lógico es buscar una ruta con curvas, preferiblemente en carretera de dos sentidos, en donde observaremos cómo se comporta en curvas entrelazadas, el tarado de las suspensiones, sobretodo cuando se exige el máximo esfuerzo en los cambios de apoyo. Además, ese será un recorrido que también nos permitirá experimentar las reacciones del vehículo en adelantamientos, viendo cómo responde el motor, el reprise que nos muestra, su capacidad de recuperación a bajas revoluciones, si es elástico o no.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

NEGOCIANDO LA VENTA DEL COCHE USADO (IV)

Foto: http://pilaremprende.com

Al terminar la prueba del coche es donde debemos desplegar todas nuestras dotes de persuasión. Si tenemos en cuenta que durante la prueba de conducción nuestro vehículo debe hablar por nosotros, ahora es el momento en que debemos darlo todo y quedar a la altura.

Una buena forma de romper el hielo y entrar en materia es preguntarle al posible comprador acerca de las sensaciones que ha experimentado conduciendo. Lo más fácil es preguntarle directamente si le ha gustado el automóvil o no. Si responde afirmativamente, podemos decirle medio en broma medio en serio que cómo desea realizar el pago. Aunque es algo abrupto, muchas veces la gente quiere que le demos un empujoncito cariñoso para tomar la decisión.

Pero si la respuesta es que no, podemos indagar el motivo por el que no le ha gustado e intentar rebatir las objeciones, que no son otra cosa que pequeñas señales del interesado solicitando ayuda para quedarse con nuestro vehículo. Y no debemos olvidar que siempre es preferible tratar con alguien que nos dice que el coche le parece pequeño, que el embrague sale muy alto o que está caro; antes que con alguien que, tras finalizar la prueba dinámica, toma el camino de su casa despidiéndose con un frustrante “ya te llamaré si eso”.

No me canso de repetir que para vender un automóvil de ocasión hay que armarse de paciencia y no desanimarse a la primera de cambio. Por eso debemos analizar objetivamente las objeciones que plantea el comprador y dar una respuesta adecuada a las mismas. Se puede entender que ya estamos en la fase de negociación, que es donde un español medio se siente más a gusto. Por ello, debemos hacer ver a la otra parte que nuestras concesiones se tienen que ver recompensadas con reciprocidad.

Como ejemplo típico siempre pongo el caso de la objeción por excelencia en la venta de vehículos usados: “el coche es muy caro”. Nuestra reacción debe ser templada, serena y conciliadora: “si bajase el precio, ¿te quedarías con el automóvil?”. La pelota está en su tejado, ya que estamos pidiéndole que se comprometa y que tome una decisión. Si hemos hecho bien las cosas, tendremos algo de margen de maniobra para poder bajar el precio. En este caso no debemos precipitarnos quitando todo lo que habíamos inflado de un golpe, ya que probablemente las dificultades no hayan acabado aún. Y es que la gente tiene por costumbre apretar y apretar incansablemente.

Nos encontramos en el momento crucial para el cierre de la venta. Más que nada porque, llegados a este punto, casi todo el mundo se descubre, pudiendo saber si realmente está interesado en adquirir el vehículo o regatea por diversión. Si hemos fijado correctamente el precio, debemos ser algo más firmes y exigirle su compromiso previo de quedarse con el coche a cambio de una rebaja. Si nos pide que le quitemos más dinero, podemos hacer dos cosas: encastillarnos en nuestra posición poniéndonos más duros; o podemos rebajar lo poco que nos quedaba del precio hinchado. Pero aquí debemos ser algo más sutiles, ya que si no hacemos bien las cosas podemos introducirnos en un bucle de descuentos interminable.

Hay que saber plantear esa última rebaja con la suficiente habilidad como para obtener el esperado acuerdo. Y en esto hay que ser conscientes de que no todos los negocios nos interesan. En ocasiones, es preferible no vender el coche a venderlo mal, con un grave perjuicio económico para nuestro bolsillo. Cada uno debe saber en qué momento es mejor apartarse y no plegarse a las exigencias de un comprador desalmado y buscachollos. En nuestra mano está el que hagamos una operación que nos satisfaga plenamente. De cualquier forma, como el tema es apasionante y estoy seguro de que se habrán quedado muchas cosas en el tintero, continuaré escribiendo artículos en los que explicaré trucos y consejos que le ayudarán a encarar las objeciones en una negociación de venta.

Negociando la venta del coche usado (I)

Negociando la venta del coche usado (II)

Negociando la venta del coche usado (III)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

NEGOCIANDO LA VENTA DEL COCHE USADO (III)

probando-coche

Foto: www.foroescala43.net

En el artículo de ayer nos quedamos montados en el coche, justo antes de iniciar la prueba. Como ya he dicho en varias ocasiones, tras enseñar el vehículo el siguiente paso debería ser la realización de una prueba, con el fin de predisponer al interesado a favor de nuestro automóvil. Por eso tenemos que crear un ambiente lo más agradable posible y hacerle sentir cómodo antes de que se ponga al volante. Y para conseguirlo, qué mejor que conducir nosotros antes. De ese modo, conseguiremos potenciar las virtudes de nuestro coche; tendremos un buena oportunidad de justificar con pruebas lo que le hayamos dicho al comprador hasta entonces; y crearemos un ambiente relajado para la segunda parte de la prueba.

Como en todo, siempre se llevará a cabo más fácilmente conociendo una serie de trucos que debemos explotar. Si el coche tiene mucha fuerza en marchas cortas, debemos acelerar para comprobar como estira el motor alargando el momento del cambio para así notar más empuje. Pero podría darse el caso contrario, siendo su mejor comportamiento a velocidad alta en marchas largas. Entonces deberíamos tratar de alcanzar esa velocidad lo antes posible.

Nosotros conocemos los puntos débiles de nuestro vehículo y tenemos que intentar que se manifiesten lo menos posible. Si tiene poca potencia, incapaz de empujar con holgura y amilanándose en las cuestas, debemos evitar una ruta con demasiadas rampas o repechos si no queremos sufrir con un automóvil que no se comporta bien en dichos entornos. Por otra parte, si el problema fuese de aceleración a la hora de adelantar, yo recomendaría una ruta por autovía, en la que evitaremos una situación apurada e incómoda que no puede servir para nada más que perjudicarnos.

En definitiva, antes de realizar el test debemos tener preparados los puntos fuertes y enumerarlos mentalmente para no olvidar ninguno. Y también debemos estar preparados para hacer frente a las posibles pegas que nos puedan plantear, organizando una ruta acorde a las mismas. Si nos hemos preparado concienzudamente, gracias a nuestro argumentario, podremos rebatir con aplomo esos problemillas que el comprador puede percibir.

Cuando lleguemos al ecuador de la prueba, una vez que hayamos demostrado todas las bondades de nuestro vehículo, debemos parar en un sitio cómodo y seguro, invitando al interesado a ocupar el puesto de conducción. Aunque el comprador nos ofrezca la máxima confianza, debemos parar el motor, quitar la llave y guardarla en nuestro bolsillo antes de bajarnos del coche. Sé de unos cuantos casos en que los ladrones se aprovecharon del descuido del propietario para llevarse el automóvil justo en el escaso tiempo transcurrido en apearse y rodearlo para colocarse en el asiento del copiloto. Al permanecer el motor arrancado, el supuesto comprador, con algo de agilidad, se pasó al puesto del conductor y arrancó a toda velocidad dejando al propietario con dos palmos de narices.

Durante la parte de la prueba en que conduce el comprador, se debe intentar no agobiarle con un exceso de verborrea. Tan sólo debemos hablar si nos dan conversación, y lo justo para no distraer en exceso al conductor. Hay que tener muy claro que durante la prueba sobran las palabras, ya que debe ser el vehículo el que hable por nosotros. Por eso el comprador debe concentrarse en las sensaciones que le transmite la conducción.

Negociando la venta del coche usado (I)

Negociando la venta del coche usado (II)

Negociando la venta del coche usado (IV)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

NEGOCIANDO LA VENTA DEL COCHE USADO (II)

vendiendo-coche

Foto: http://autos.univision.com

Como ya dije en su momento, cuando quedemos con algún interesado en comprar nuestro coche, sería conveniente lavarlo antes de mostrarlo. De ese modo evitaremos la mala impresión que causan los vehículos sucios. Y no debemos olvidar que la venta de un automóvil depende muchísimo de las impresiones subjetivas.

A parte de eso, trataremos de crear un ambiente distendido y agradable en el que le explicaremos los principales puntos fuertes. No debemos olvidar que conocemos mejor que nadie nuestro propio coche, así que trataremos de hacer irrelevantes los defectos y potenciaremos las virtudes.

Se debe enseñar primero por fuera, empezando por la parte frontal, y dando una vuelta alrededor del vehículo. Cuando estemos junto al maletero, aprovecharemos para abrir el capó. No quiero ser reiterativo, pero debemos intentar que siempre esté limpio y lo más ordenado posible. La sensación de observar un maletero desordenado, lleno de trastos polvorientos o embarrados, es muy negativa. Somos muchos los que nos fijamos bastante en ese detalle, con el peligro de que alguien extrapole esa visión al carácter del propietario, identificándolo como sucio o descuidado.

Al finalizar la presentación exterior, invitaremos al comprador a sentarse primero en las plazas traseras –siempre que el coche sea de cuatro o cinco puertas-, y dejaremos para el final el puesto de conducción. Si viene acompañado, conminaremos a todos para que se acomoden con libertad. Sin embargo, si el automóvil es de tres puertas, es mejor no hablar de los asientos traseros siempre que no los mencione el comprador. Pero en caso de que quiera verlos, hay que aprovechar la tesitura para explicar que el acceso a la parte trasera es muy cómodo y que hay bastante espacio.

Cuando esté sentado al volante, le hablaremos de los equipamientos, tanto de serie como opcionales, tratando de mostrarle las funciones más llamativas como sistema de navegación, manos libres, equipo de audio,… En mi opinión, deberíamos tener el contacto dado para poder explicar los detalles más llamativos. Además, un cuadro de mandos se ve mucho más bonito si está encendido.

Cuando hayamos finalizado la explicación, podemos ofrecerle al interesado que pruebe el coche. Como hoy en día hay mucha inseguridad, para evitar sustos, debemos obviar este paso si el interesado no nos inspira la suficiente confianza y tenemos miedo de que pueda hacernos algo. Pero si no tiene mala apariencia –aunque hoy en día los delincuentes ya no llevan antifaz ni la cara tapada con un pañuelo- nos iremos a probar el vehículo conduciendo nosotros. Y esto es fundamental, ya que de ese modo podremos explotar las virtudes de nuestro automóvil mejor que nadie.

Y por hoy lo dejamos aquí. Permítanme que aparque este tema de un modo algo abrupto, aplazándolo para un próximo artículo. Creo que el siguiente post será de mucho interés, siendo especialmente atractivo para aquellos vendedores particulares que desean aprender siguiendo los sencillos consejos que les daremos mañana.

Negociando la venta del coche usado (I)

Negociando la venta del coche usado (III)

Negociando la venta del coche usado (IV)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

NEGOCIANDO LA VENTA DEL COCHE USADO (I)

vendiendo-el-vehiculo

Foto: www.elblogalternativo.com

Si hemos seguido correctamente los pasos descritos en anteriores artículos, tras publicar anuncios de nuestro coche en diversos medios, deberíamos empezar a recibir llamadas de personas interesadas en verlo. Este es un punto crucial para que la venta llegue a buen término, ya que es cuando más veces se suele meter la pata. Por la experiencia que tengo, veo que hay gente –generalmente ajena al mundo de las ventas– que carecen de las habilidades necesarias para tratar con posibles compradores. Para tener éxito en la venta es necesario armarse de paciencia y de temple.

Por otro lado, debido a la picaresca hispánica, la venta de automóviles usados está muy desprestigiada en España. Todo el mundo tiene demasiada desconfianza y miedo a los engaños. Por eso mismo, al colocarse en  la posición de vendedor, hay individuos que lo afrontan con verdaderas dificultades. En bastantes ocasiones he podido ver a particulares que se sentían heridos en su amor propio al percatarse de que su vehículo, que había sido cuidado con cariño y esmero, podía ser minusvalorado por un extraño con la intención de obtener una rebaja mayor en el precio.

Por no hablar de la costumbre patria de creerse superior al vecino por el mero hecho de comprarle algo, pensando que se le está haciendo un favor. Parece que muchos olvidan que las transacciones de compraventa se basan en una relación de igual a igual que busca el beneficio mutuo.

Así que es fácil que podamos encontrarnos con gente grosera que trate de situarse en una posición de superioridad. De la necesidad que tengamos de vender nuestro coche dependerá nuestra reacción: o bien podemos asumir un rol de supuesta inferioridad y tragar con lo que nos propongan; o bien podemos dejar las cosas claras desde el principio de un modo sereno y firme.

Sin embargo, en este proceso podemos encontrarnos también con personas muy educadas y agradables, que demostrarán un interés real por el automóvil que les ofrecemos. Nuestra misión será convencerles de que el nuestro es el mejor para ellos. Y para hacerlo es importante conseguir que los interesados acudan a verlo físicamente. Si tenemos preparados de antemano una serie de argumentos para conseguir atraer a los interesados, en el momento de la llamada nos podremos centrar en los puntos fuertes que despertarán su curiosidad y sus ganas de comprarnos el coche.

Incluso así, en bastantes ocasiones puede suceder que en la primera llamada de teléfono, sin ni siquiera haber visto el vehículo, traten ya de establecer una negociación. Es habitual que escuchemos comentarios dando por sentado que “el precio es negociable”, o “lo que pides es mucho y tienes que quitar algo más de dinero”. Tenemos que tener siempre presente que no debemos enzarzarnos en una discusión de precios sin que el comprador haya visto el automóvil. Si hemos inflado un poquito el precio, le dejaremos intuir que algo se podría hacer pero que habría que tratar este tema en persona. Con educación y calma explicaremos de nuevo al interesado las características del coche y trataremos de concertar una cita para que lo vea y lo pruebe.

Si por un casual no recibiésemos ninguna llamada, debemos replantearnos la validez de la oferta y analizar todos los pasos seguidos, ya que algo no se ha hecho correctamente. Tal vez estemos vendiendo un coche con poca o nula  demanda –a veces pasa con modelos raros o con mala fama-; o quizás nos hayamos pasado al fijar el precio de venta, con lo que deberíamos reposicionar nuestra oferta económica. Pero el problema también puede venir de los medios en donde nos estamos anunciando. Quizás no consiguen llegar a la suficiente audiencia como para encontrar a alguien interesado. Entonces deberemos anunciarnos en otros medios de más difusión o alcance.

Negociando la venta del coche usado (II)

Negociando la venta del coche usado (III)

Negociando la venta del coche usado (IV)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

LO QUE HAY QUE COMPROBAR EN UN COCHE USADO ANTES DE COMPRARLO

Foto: www.tallerframasa.com

Aunque siempre nos pueden engañar por más atención que prestemos, mediante una serie de comprobaciones visuales podemos cerciorarnos de que el coche usado que estamos pensando comprar no ha sufrido daños estructurales de relieve y no tiene más kilómetros que los que realmente marca el contador. De cualquier forma, y siempre que existan dudas, quiero recalcar la conveniencia de pedir el asesoramiento de un experto, o de recurrir a un organismo de certificación independiente que nos informará del estado real del vehículo.

Uno de los elementos que más importancia tiene es el chasis. Debemos comprobar por nosotros mismos dos cosas. Por una parte, que mantenga su capacidad estructural intacta desde el punto de vista de la rigidez torsional, con lo que se garantiza plenamente la seguridad pasiva del automóvil. Y por otro lado debemos observar que el sistema anticorrosión no se encuentre afectado.

Es importante que el coche no haya sufrido golpes estructurales. Y, en caso de haberlos sufrido, hay que estudiar si se arreglaron con la suficiente pericia y profesionalidad. Si nos percatamos de que la carrocería presenta vestigios de repintado, habrá que investigar si se trató de un arañazo superficial o fue una intervención de mayor envergadura. Lo que no debe admitirse nunca es una reparación en los largueros del chasis ya que estas –por bien realizadas que estén- afectan a la rigidez y a la seguridad estructural del vehículo. Para salir de dudas, podemos realizar una prueba del coche conduciendo rápidamente por una zona con curvas, para ver si se escuchan chirridos procedentes del bastidor en los apoyos más bruscos. A modo de indicios que nos ayuden en el chequeo deberíamos buscar soldaduras o restos de masilla.

Uno de los grandes enemigos de un chapista chapucero son los ajustes. Una mala reparación hará que las piezas que antes ajustaban bien, ahora no lo hagan. Por eso, si el vehículo que nos interesa presenta piezas descuadradas, o las puertas no encajan bien al cerrar, probablemente nos encontremos ante una mala intervención.

La presencia de barro oculto puede hacernos sospechar sobre la procedencia del automóvil, ya que tal vez se trate de un coche anegado por una riada. En zonas donde se producen con cierta frecuencia, la gente desconfía de modelos de ocasión con poca antigüedad y kilómetros que se ofrecen muy baratos. Aunque los arreglos no se aprecien, los malos olores en días húmedos pueden ser una pista interesante. Otra forma de descubrirlo sería observando los paneles y los guarnecidos de las puertas. Si hacen ruidos o no están bien colocados podemos encontrarnos ante un coche de riada que corre el peligro de sufrir la oxidación de las zonas más ocultas del chasis.

Otro elemento que debería comprobarse con el suficiente detenimiento sería el estado general del habitáculo, sobretodo si hay desgastes injustificados. Un vehículo se va degradando con el uso y no es normal que con pocos kilómetros presente erosiones o brillos en el volante, los asientos, los tiradores de las puertas o en alguno de los múltiples botones y mandos. Si activamos la ventilación, debemos comprobar que el climatizador enfría y que no sale polvo por los aireadores.

Si detectan alguna de las señales anteriores, desconfíen. Puede ser que les estén dando gato por liebre y que en realidad esté para llevar a un desguace de coches.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

BMW 330D – Premium look

El modelo 330D – motor gasoil – de la casa BMW, tiene una imagen y una fortaleza dignas de admirar. Carrocería que actualmente se comercializa con su tercer restyling es una de las unidades más comunes que uno se puede encontrar en carreteras españolas y por supuestos europeas. Ahorrador incondicional está pensado para el disfrute de la carretera con sensibilidad, consciencia y poderío.

¿Y cómo se siente éste nuevo tres litros? Pues sensible y poderoso. Entre 1.500 y allá por las 4.000 vueltas el motor avanza a pasos agigantados y con carácter sonoro. Para administrar todo esto se puede elegir entre seis marchas manuales o seis marchas automático. De esta manera acelera de 0 a 100 con un parecido similar al biturbo 335d.

Un cambio doble automático de siete marchas de momento solo se puede obtener en el 335i cupé y cabrio. Con su tracción trasera convencional, el 330d avanza con toda seguridad. De esta manera toma también rectas y curvas.

Su cambio de marchas atractivo lo hace parecer como si este coche funcionara como un semiautomático. Desde los 70 km/h hasta los 250 km/h las marchas se deslizan cómodamente hasta la sexta. Pero conducir remolonamente en pos de la deportividad, no ha sido una de las fuerzas de BMW. Una amortiguación ultrapotente y neumáticos Runflat le han estropeado a más de uno, sus paseos por el campo.

El nuevo BMW es más saludable, sin entrar a llegar a ser un llamado “Softland Cruiser”: sigue obviando con sus flancos de cubierta más suaves, pequeñas irregularidades del trazado. Pero para ello puede con las más destacadas. Pues es parte de la nueva serie 3, un halo de nerviosidad entre carrocería y dirección.

El manejo es perfecto. Se requiere de fuerza de voluntad al arrancar, él ahora 16 milímetros más grueso BMW 330d, para disfrutar así de una conducción neutral. El ESP ya no es indicativo de censura a la conducción si no se ha convertido en un indicador cuando se llega a los límites. En el nivel más deportivo del ESP llamado DTC, los conductores mas avezados disfrutan de los límites de la dirección. Tras frenazo de emergencia a los 100 km/h, el coche se para a los 37 metros.

Y exactamente así es como debe de ser una serie 3. Debe dejarse manejar en todos los aspectos. Para ello se puede decir que el antiguo iDrive ha muerto. El nuevo, intuitivo y con funciones convincentes, pone a BMW en la punta de los controles interiores. Tras varios años pobres, en funcionalidad de botones, la casa bávara se ha puesta a la vanguardia de esta tecnología. En comparación con Mercedes y Audi el nuevo iDrive ofrece más redundancia. Más libertad de distracción en un conjunto con ocho teclas de favoritos. En éstas, se dejan memorizar las opciones favoritas.

En su variante más básica el BMW 330D cuesta los 40.450 EUR. Para un regulador de velocidad se piden 320 EUR adicionales. No cabe duda pues, que por una variante con algo de lujo el precio de este vehículo se pone rápidamente en los 50.000 EUR.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

¡Primera comparativa! El nuevo Audi Q3 contra el Q5

En junio del año pasado salió a la venta el offroader Q3. Es 24 centímetros más corto que su hermano mayor el Audi Q5 y además 6.900 EUR más barato. ¿Una oferta irresistible? ¿Qué modelo ofrecerá más?

Aquí una primera comparativa.

Aun con un total parecido en lo óptico – el Q3 es más atlético, fibroso y tiene una menor imagen taurina que el Q5. Tiene un look de cupé el cuál le queda a este novato muy bien. La parrilla aparenta no estar tan presente en su imagen. Destaca menos.

Comodidad: Aun ofreciendo el Q5 (4,63 metros) mas espacio interior, el Q3 (4,39 metros) también ofrece lo suyo. En la parte delantera como posterior, hay suficiente espacio. La comodidad de cabeza y pies esta garantizada. La tapa de la guantera, un tanto temblorosa, no nos transmite la estabilidad suficiente que se espera de un coche de esta marca.

Carga: El Q5 ofrece lógicamente una mayor amplitud de maletero. Q5: 540 hasta 1560 litros, Q3: 460 hasta 1365 litros. En el Q3 molesta el canto inferior con casi dos palmos de distancia al suelo del maletero. Las cajas pesadas, han de ser aupadas con fuerza.

Motorización: Mientras que el Q5 utiliza el A4 como base, el Q3 se desarrolla de los genes del VW Tiguan. El Q5 solo lo hay con tracción a las cuatro ruedas mientras que el Q3 se puede obtener también con tracción delantera. En conexión con el DSG – automático se abre la caja de cambios y el Q3 rueda sin freno del motor de manera tal, que ahorra combustible. Start Stop en los semáforos y un sistema de recuperación de energía en el frenado que recarga la batería lo llevan incorporados, de serie, todos los Q3.

Equipamiento: La ventaja del Q5 es que es climaautomático, ruedas 17 pulgadas en vez de 16 y detalles en el confort que no se ofrecen en la serie Q3.

Precio: El Q3 se puede obtener a partir de 29.900 EUR – 6.900 EUR menos que el Q5, el cual además, sólo lleva tracción a las cuatro y no delantera, como podría llevar Audi Q3.

Conclusión: El Q3 es una alternativa fantástica para conductores menos exigentes y que se quieran ahorrar un par de miles. Pero claro, si tus objetivos de compra de un coche son la seguridad y la presencia en carretera, de tal manera que todo el mundo sepa que éstas ahí, te convendría pensar en el hermano mayor Q5. De esta manera, tu seguridad y la de los tuyos está garantizada.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.5/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Opel Corsa: 1.4 ecoFlex – pequeño ratón con equipamiento de lujo (parte I)

Desde 2006 que este vehículo está a la venta, sus cifras de ventas han hecho mella en el mercado español. La versión D sigue dando que hablar. Con más de 300.000 unidades vendidas en España, el coche se posiciona en cuarta posición detrás del VW Golf, Ford Fiesta y VW Polo. Presentamos aquí su dinámica de la conducción.

Realmente más dinámico que su predecesor. Un radiador más grande con unas rejillas de cromo así como unos faros alargados hacia la columna A, le dan una mayor presencia al Corsa en carretera. Especialmente en el tres puertas destaca la caída en picado de la parte trasera. Ello le da un óptica deportiva. No obstante el espacio interior se ve reducido por estas circunstancias.

Para quien esto no sea suficiente puede optar por uno de los numeroso paquetes de equipamiento.

El modelo que aquí analizamos está equipado con un motor 1.4 ecoFlex, cambio de cinco marchas manual, función start-stop y 101 CV. La potencia es suficiente para mover el Corsa con alegría y dinamismo. Gracias a sus casi cuatro metros de largo, se mueve con maestría por el tráfico urbano. Como extra se puede obtener un piloto de aparcamiento para la parte trasera. La función start-stop ayuda a mantener el consumo a raya.

También en autopista y carretera el Corsa mantiene una buena figura. El motor mantiene constantemente suficiente potencia para casos de necesidad. Según el fabricante, basta ésta para alcanzar los 180 km/h. Cuesta abajo incluso se pueden alcanzar cifras de hasta 200 km/h. Pero si miramos el consumo deberíamos evitar estas velocidades. Ya que si en ciudad tenemos un consumo de 6,6 litros, cuando se sale a carretera y se alcanza estas velocidades, el consumo se dispara para arriba.

Una de los aspectos negativos de este coche son sus revoluciones. A partir de los 100 km/h se dennotan altas. En velocidades altas el motor se mueve a una escala cerca del cielo. 4.500 revoluciones por minuto. Por ello no se entiende por qué el coche, solo lleva cinco marchas. Una sexta le daría una mejor respuesta al motor. Únicamente en el Opel 1.6 turbo así como, en diesel, a partir del 1.3, se puede optar por una sexta marcha.

Es una pena ya que por parte del confort interior y espacio, incluso el tres puertas, está dado para trayectos largos. Dado este caso, apenas se perciben los ruidos de viento y neumáticos. Solo destaca la presencia del motor en las velocidades por encima de los 100 km/h con su correspondiente revolucionado.

De carrocería no se puede decir mucho. Ya que Opel ha logrado un buen compromiso entre la necesaria rectitud y firmeza en carretera con una amortiguación suficiente y confortable. Correspondiendo con su óptica deportiva el Corsa se deja maniobrar elegantemente incluso en curvas. Y al mismo tiempo la amortiguación hace su trabajo absorbiendo irregularidades del terreno.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

El seis cilindros con 245 CV – BMW330d

El facelift de la nueva serie 3 de BMW tiene un aspecto muy decente. Debajo del capó le espera un 245 CV el cuál, parece ser, que contamina poco. Es muy respetuoso con el medio ambiente. Hablamos del predecesor al actual modelo con 258 CV.

Los diesel no son melodía para los oídos, tienen un sonido penetrante y al ralentí se les nota poco melódicos. Para más de un fan de lo deportivo, son como un insulto. Eso piensa más de uno. Pero estos aún no han tenido el nuevo seis cilindros de BMW bajo su control. En él resuena una acústica mimetizada de un motor de 185 kilogramos (cinco kilos menos que su predecesor).

Estos 245 CV con un par máximo en las 1.750 vueltas con 520 Nm. Son seis cilindros regulados por una transmisión automática de seis marchas. Junto con un cárter de aleación de aluminio y silicio, una inyección “Common Rail” de hasta 1.800 bar de presión así como una refinada dirección para la geometría variable del turbo tiene este motor nuevos cojinetes tanto de biela como de bancada y un nuevo cigueñal. De esta manera desarrolla este motor 14 CV más de potencia como 20 Nm de par más. Y ello con un menor consumo.

BMW reduce el peso de la parte delantera del vehículo. Ello empaquetado en un hermoso restyling de la serie 3. Faros más hermosos con cierto tono cromo y LED mejorado en la parte posterior. Además es amigable con el medio ambiente: recuperación de energía mediante la técnica start – stop, filtro de partículas diesel de serie para la suciedad más gruesa. Un catalizador de reducción de almacenamiento NOX el cuál evita una mayor contaminación de emisiones CO2 y cumple la futura norma EURO6.

Y hay que tener en cuenta que este 330d es más diabólico que su predecesor. Acelera sus 1.584 kilogramos de una manera arrogante pero muy suelta desde los 0 a los 100 en 6,1 segundos.

Para el día a día es más importante: que en la aceleración entre los 80 kilómetros hora y los 120 kilómetros hora este 520 Nm de gama media, se enfrenta directamente saliendo airoso sobre el Audi R8 e incluso sobre el Ferrari Spider. En 8,5 segundos los deja atrás.

La reserva de fuerzas de este diesel parece ilimitada, es en las 5.000 revoluciones cuando las fuerzas empiezan a flaquear. Es una gozada deportiva con carácter y sin arrepentimiento alguno. En el consumo: el BMW 330d ronda los cinco litros por 100 kilómetros.

Actualmente BMW ha sacado al mercado una nueva variante del 330 D – 245 CV, que se puede obtener a un precio desde 48.600.- EUR. Tiene 258 CV con un consumo de 4,9 litros y una emisiones de 129 gramos por kilometro.

En ambos casos, es un coche hecho para conducir y como bien reza la publicidad de la casa BMW: ¿Te gusta conducir?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)