coche usado

¿POR QUÉ SE DEMANDAN MÁS DETERMINADOS COCHES USADOS?

Foto: http://www.noticiasdenavarra.com

Me encantan los arquetipos. Me resulta divertídisimo leer perfiles de cualquier tipo. Al estilo de “nuestro cliente tiene 42 años, gana 5.000 euros al mes, es arquitecto, está casado y con dos hijos”. Luego observas la realidad y ves que el cliente real no tiene nada que ver con el perfil. Pero está claro que sí que son útiles a la hora de posicionar un producto. Por eso creo que es valiosa la información publicada en El Economista que indica el tipo de coches usados que más se demandan en España. Según las conclusiones de un estudio de Autoscout24 sería un Volkswagen Golf diésel, de cuatro puertas, y con cambio manual.

El dossier desvela unas conclusiones aún más interesantes. A pesar de ser el Golf el modelo más buscado, las primeras posiciones del ranking están copadas por fabricantes alemanes por este orden: el BMW Serie 3, el Audi A4, el Audi A3, el Volkswagen Passat y el Opel Astra. Es evidente que los departamentos de marketing de los constructores germanos han hecho bien su trabajo. O quizás hayan sido los españolitos de a pie los que han grabado esta creencia en el ADN nacional, tras décadas de boca a boca arraigado de generación en generación, gracias a una inmigración de maleta de cartón atada con cuerdas, y a nuestro secular complejo de país atrasado.

Debemos profundizar algo más en las razones por las que existe esa convicción generalizada y comprobar si es acorde a la realidad o no. En mi opinión, cuando alguien se decanta por adquirir un vehículo de ocasión lo hace con la idea de que el automóvil tenga un motor resistente y fiable, que le dure bastante tiempo sin averías o con las menos posibles. Es cierto que la fama en este caso la tienen las marcas alemanas. ¿Pero es totalmente justificada esa fama? Con la intención de corroborarlo he estado revisando una serie de estadísticas de fiabilidad.

Si tomamos los datos recogidos por la OCU entre marzo y abril de 2009 -no he encontrado informes más recientes- podemos observar que no coinciden con esas percepciones. Para encontrar a la primera corporación germana deberíamos descender hasta el puesto número 9, ocupado por Smart. Y lo que es más significativo: en esta investigación podemos ver que los fabricantes japoneses son más fiables, ya que se encuentran en seis de los primeros siete puestos de la lista en el siguiente orden: Daihatsu, Lexus, Dacia, Honda, Toyota, Mitsubishi y Mazda.

Foto: http://motor.terra.es

Me gustaría aclarar que esta encuesta se centra en las experiencias de los usuarios de cada coche. Les preguntaron sobre la gravedad de las averías más frecuentes, y en función de sus respuestas elaboraron un índice de 0 a 100. A pesar de la “buena intención” de los promotores, los resultados pueden desvirtuarse un poco debido a que se orientan excesivamente a percepciones subjetivas.

Con el fin de añadir un elemento más al análisis, y para evitar valoraciones parciales, he recurrido al informe DEKRA 2010 alemán, que analiza datos recabados de las ITV alemanas. Con muestras cercanas a los mil vehículos inspeccionados por cada modelo analizado, podemos estudiar cada segmentos en función de distintos tipos de kilometraje. Esto es importante para saber la durabilidad de un modelo en concreto, ya que hay automóviles que con 50.000 kilómetros no han fallado nunca y que con 150.000 no dan más que dolores de cabeza.

En este documentos podemos observar que los modelos japoneses y alemanes copan los primeros puestos. Incluso así, los datos hay que analizarlos con algunas reservas. Por su particular forma de trabajar, tiende a primar más a los modelos de mayores ventas, debido a que la premisa fundamental es la de no tener en cuenta a aquellos coches que no han sido inspeccionados más de mil veces en un año. Para añadir más distorsión e incertidumbre al estudio, el mercado alemán es un poco chovinista y apenas adquiere vehículos franceses o italianos, con lo que el dominio de las marcas alemanas -y, en menor medida, las japonesas- es abrumador.

No obstante, si alguien quiere ampliar más sus fuentes, puede recurrir a informes estadounidenses en donde aparecen las marcas americanas como las más fiables. Es decir, que no hay una biblia a donde recurrir para conocer con exactitud la fiabilidad de cada fabricante. La otra posibilidad sería acceder a las estadísticas internas de cada marca, pero esos informes, hasta donde yo conozco, no se hacen públicos.

ESPECIALES: CARFAX

Todo el que lea con asiduidad este blog, sabrá de mi aversión a la indigna costumbre de bajar el cuentakilómetros a los coches usados. Para minimizar el volumen de este tipo de estafas, ha comenzado a funcionar en España de un modo experimental la delegación europea de la empresa americana Carfax. Fundada en Estados Unidos en 1984, es la empresa líder en generación de informes para vehículos de segunda mano. La entidad se encarga de acceder a distintas bases de datos y recopilar información de turismos, todoterrenos y furgonetas, con el fin de crear un historial de reparaciones, mantenimiento, kilometraje, propietarios, ITV,… Es decir, la información que respalda la veracidad sobre el automóvil de ocasión que nos ofrecen.

Como en otras muchas cosas, los americanos nos llevan años de ventaja. Por eso es habitual allí encontrar empresas como la que nos ocupa hoy. Estas corporaciones ofrecen la necesaria confianza para llevar a cabo una transacción, con lo que el mercado de segunda mano se convierte en algo mucho más dinámico, a la vez que se fortalece con un funcionamiento seguro. Y para poder dar datos fiables, sólo en Estados Unidos acceden a más de 34.000 fuentes distintas, siendo sobretodo los concesionarios los que más datos proporcionan.

El sistema es muy sencillo. Con sólo introducir los dígitos completos del bastidor, podemos ver en pantalla la cantidad de registros que aparecerán en el informe. En caso de que nos interese, podremos comprarlo a un precio de 4,99 euros. Pero si decidiésemos adquirir un paquete de cinco, obtendremos un precio reducido de 14,99 euros.

El informe suele ser muy exhaustivo, aunque siempre es muy dependiente de la calidad de las fuentes a las que acude Carfax. En el ejemplo que figura en la página web se puede observar todo el historial de inspecciones y revisiones, en la fecha y lugar en que fueron ejecutados. Además de esos datos, hay una serie de puntos que nos confirmarán que ese coche no ha sido robado, ni desguazado. Y, en caso de ser importado, también figurará en el historial. Lo mismo que todo lo relacionado con las modificaciones del chásis.

Por lo que respecta a la privacidad de los datos, el director de Carfax España, Marco Arban, en una entrevista publicada en “La Gaceta de los Negocios”, ha declarado que “la Ley de Protección de Datos dice que el número de bastidor no es un dato privado, por lo que no hay incompatibilidad. Además, nosotros no recogemos nunca datos personales, como nombres y direcciones de propietarios, sino lo que tiene que ver con la vida útil del coche. Justo al contrario que en Alemania, donde el número de chásis se considera privado.

Aunque no puede operar en Alemania por culpa de las restricciones legales, la sede de la delegación europea se ha ubicado en el país germano. La idea de la entidad es comenzar dando servicio en 16 países europeos, y para ello están ya recolectando datos. Pero de momento tan sólo ofrecen servicio de informes en Suecia, Eslovenia y España. El hecho de que hayan elegido a nuestro país para participar en esta experiencia piloto se debe a la particularidad de nuestro mercado, muy opaco, en el que prácticamente no hay ningún tipo de información al consumidor.

Pese a que, de momento, se está trabajando para integrar los datos de 16 países europeos, se espera que a medio plazo se puedan contar con los antecedentes de vehículos de 27 naciones europeas. Es importante que trabajen lo más rápido posible ya que en Europa hay mucha porosidad y se importan muchos automóviles de un país a otro. Pero en caso de que se quiera importar un coche procedente de Estados Unidos, Carfax también nos permite acceder a la vasta red de informes del otro lado del océano.

Una de las cosas que me parecen más difíciles de esta tarea es la localización de fuentes fiables. Para ello, acceden a bases de datos de compañías aseguradoras, de empresas de renting, de concesionarios y talleres, de fuerzas policiales, de recambistas y de instituciones públicas. Como es obvio, Carfax depende al cien por cien de la calidad en la recogida de datos de todos los intervinientes para ofrecer informes solventes y útiles.

Dar mayor claridad al mercado de ocasión español debería ser un objetivo político de alta prioridad. Pero como en otras muchas cosas, creo que los partidos políticos no quieren mojarse legislando sobre materias que no son muy populares. De cualquier forma, y ya que el Estado se ha desentendido de esta función, es importante que entidades privadas como Carfax se establezcan en España y den sus servicios con profesionalidad y objetividad. Porque este sistema de historiales ofrece mayor seguridad a todos los que intervienen en la compraventa de vehículos:

  • Los compradores disponen de más información sobre el automóvil de su interés.
  • Los vendedores tienen una buena herramienta que les servirá de apoyo en sus argumentos.
  • Los concesionarios, que pueden tasar los coches usados que les ofrecen sus clientes con una mayor cantidad de información, evitando que afloren a posteriori sorpresas desagradables.
  • Los compraventas e importadores de vehículos, que consiguen mayor seguridad en sus transacciones, con lo que se salvaguardan de posibles denuncias por estafa.

LA NUEVA LEY DE PRÉSTAMOS AL CONSUMO

como-comprar-coche

Foto: www.squidoo.com

A la hora de adquirir un coche, tan importante es encontrar un buen precio como conseguir unas condiciones de financiación ventajosas. Si tenemos en cuenta que aproximadamente el 80% de los vehículos que se adquieren en España se pagan a través de préstamos al consumo, la financiación es uno de los puntos que adquieren mayor importancia.

En 2008 se aprobó la Directiva 2008/48/CE de la Unión Europea que pretendía armonizar en todos los países de la Unión las disposiciones sobre este tipo de créditos y hacer que el mercado crediticio fuese más transparente. Dicha Directiva ha sido adaptada a nuestro ordenamiento jurídico mediante la Ley 16/2011 de 24 de junio que entró en vigor ayer 25 de septiembre de 2011.

Si hacemos memoria, recordaremos que en los años anteriores a la crisis, además de la orgía de ventas que terminó con la explosión de la burbuja inmobiliaria, también se produjo un aumento exponencial de las ventas de automóvilesllegando a matricularse en 2005 más de un millón y medio de turismos nuevos en España-. Dichas cifras record fueron conseguidas, en gran medida, por un mercado fianciero de bajos tipos de interés y una enorme facilidad para la aprobación de créditos.

Por aquella época, casi cualquiera podía acceder al coche que quisiese simplemente pidiendo más capital prestado y alargando el plazo de devolución. Esa alegría ha traído como consecuencia que el número de impagados haya aumentado mucho, con el consiguiente impacto negativo en la crisis financiera.

Para mejorar la transparencia, y asegurarse que las entidades financieras realizarán correctamente la evaluación de riesgos, se ha aprobado esta nueva Ley de Préstamos al Consumo. Básicamente lo que trata es de que el consumidor entienda correctamente las implicaciones que conlleva contratar un préstamo. Para ello, va a ser requisito indispensable informar a los clientes con total claridad de las condiciones específicas del producto que están contratando.

Desde algunos sectores se ha criticado a esta ley porque toma a los clientes que compran vehículos a crédito como si fuesen unos analfabetos financieros. En cambio yo pienso que es un acierto, ya que no es muy habitual tener una gran cultura financiera. Por eso mismo, la información de las condiciones esenciales de un préstamo debe darse muy mascadita y de modo personalizado por parte de las entidades.

Además, la normativa también va a permitir que los prestatarios puedan desistir del contrato en menos de catorce días desde la firma, simplemente expresando su intención de dejarlo sin efecto. En ese momento, el cliente tiene un plazo de 30 días para devolver el capital prestado más los intereses ocasionados durante ese tiempo, sin que el prestatario pueda reclamar otro tipo de indemnización.

Por último, la nueva ley también exige a las entidades financieras que evalúen la solvencia del consumidor antes de la firma de los contratos, a través de la información que le proporcione el propio cliente y de los datos contenidos en bases de datos públicas. Este precepto tiene poca importancia en las compras de automóviles ya que las financieras de marca suelen analizar con rigor el riesgo de las operaciones. Pero no ocurre lo mismo con un tipo de préstamos que han proliferado como hongos y que se anuncian como preconcedidos. Orientados a la financiación de capitales pequeños, son una verdadera trampa para personas con dificultades, angustiadas por una deuda, ya que suelen aplicarse unos tipos de interés altísimos, cercanos a la usura.

DRIVE ON

Hace varios meses, escribí un especial sobre las financieras que se dedicaban a vender flotas de coches procedentes de renting. En este caso, Ing Car Lease ha decidido dar un paso adelante y, en lugar de utilizar la típica campa o un sistema de subastas para profesionales, ha montado un verdadero concesionario orientado al cliente final, con todos los coches que les devuelven una vez finalizados los contratos de arrendamiento.

comprar-coche-segundamano

Foto: www.driveon.es

Con unas modernas instalaciones en la Ciudad del Automóvil de Leganés, Ing Car Lease se ha preocupado de dotar a su establecimiento con los últimos medios tecnológicos para que la experiencia de comprar un coche de segunda mano sea mucho más agradable de lo que ha sido hasta ahora.

El establecimiento cuenta con el apoyo del sitio web Drive On en el que están cargados todos los modelos disponibles. Gracias a ello, un comprador puede curiosear desde casa viendo todos los vehículos a la venta, con bastantes fotografías y estupendas descripciones que nos permitirán conocer los datos técnicos y los elementos opcionales y de serie que equipa cada automóvil.

Desde la ficha individual, podemos reservar aquellas unidades que nos interesen y concertar una cita con un asesor comercial que nos dará las explicaciones pertinentes y nos facilitará la realización de una prueba dinámica. Una cosa que me resulta llamativa es que cada asesor dispone de un iPad con el que va mostrando los datos de cada vehículo expuesto.

Además, también podremos comprobar “in situ” el historial del coche, las reparaciones que se le han efectuado y el kilómetraje real. De hecho, pueden llegar a expedirnos una certificación que nos garantizará que no han existido averías reiteradas ni sufrido daños estructurales. De todos modos, me queda la duda sobre lo que harán con los vehículos que sí que se hayan visto afectados por este tipo de daños.

Como un servicio más, Drive On permite la posibilidad de entregar nuestro vehículo usado como parte del pago. Al comprometerse a realizar todas las gestiones en una hora, nos lo intentarán tasar de inmediato y, en caso de que la operación nos interese, se podrían hacer todos los trámites en el mismo momento. Para ello, Ing Car Lease pone a disposición de sus clientes varios puntos con acceso a Internet para que contactemos con nuestro banco y realicemos una transferencia. No obstante, si no disponemos de todo el dinero para la compra, también nos ofrecen servicios financieros adaptados a cada necesidad.

Foto: www.autobild.es

Al estar los automóviles perfectamente preparados, si el comprador quiere llevárselo en la misma visita puede hacerlo gracias a una póliza de seguro provisional totalmente gratuita. Y como suele ser habitual en este tipo de empresas, en caso de no estar convencidos del todo, se ofrece la posibilidad de devolver el coche siempre que no hayan pasado 15 días o 1.000 kilómetros.

Pero un establecimiento dedicado a la venta de vehículos de ocasión debe tener una serie de elementos que le otorguen valor añadido y que lo diferencien de su competencia. Por eso ofrecen la posibilidad de contratar garantías ampliadas, de mayor duración que la legal de un año tan habitual en este tipo de operaciones.

¿Y qué ocurriría si el automóvil que buscamos no disponen de él en estos momentos? Ellos mismos se encargarían de buscarlo tomando la referencia de la marca y el modelo que nos interesa. Una vez que lo localizasen, nos avisarían para que fuésemos a verlo.

En caso de que vayamos con niños, la tienda cuenta con una zona infantil amplia y confortable donde pueden jugar y estar entretenidos, mientras nosotros miramos con tranquilidad los modelos que nos interesan. Hay que tener en cuenta que la compra de un coche es algo que no se suele hacer todos los días, y la decisión debe tomarse con calma y tranquilidad. Si tenemos a uno o varios niños dando vueltas alrededor nuestro, va a ser más difícil que tengamos el suficiente reposo para tomar la decisión correcta. Por eso es importante que este tipo de establecimientos dispongan de estas áreas donde los niños pueden jugar y pasar el rato sin ocasionar molestias a sus padres y al resto de los clientes.

Lo más positivo de iniciativas como la de Drive On es que se elimina la sordidez tan habitual en este mundillo del vehículo de ocasión, que parecía estar abocado a desarrollar su actividad en campas polvorientas, o cutres naves industriales llenas de automóviles amontonados, en estado de semiabandono, que olían a estafa desde lejos. Y la mejor forma de hacerlo es dando confianza y transparencia a la operación. Por eso han diseñado el sistema “CheckyourCar”, por el que se puede comprobar el estado del coche ofertado mediante informes periciales, probadores y talleres especializados en menos de 72 horas. De un modo independiente, el comprador tendrá la seguridad de estar adquiriendo un modelo en perfecto estado, con los kilómetros reales y sin golpes estructurales.

VENDIENDO NUESTRO COCHE DE OCASIÓN EN INTERNET

anunciando-coche-online

Foto: www.mundoaftermarket.com

La semana pasada escribí sobre los medios tradicionales para anunciar nuestro vehículo de ocasión. En cambio hoy nos vamos a centrar en exlusiva en la difusión a través de Internet. Realmente es el medio que más está ayudando a la venta de coches usados. Hoy en día, prácticamente todo el mundo entra en Internet cuando busca un automóvil de segunda mano. Pero es tan enorme la oferta que no tiene sentido que nos anunciemos en las miles de páginas que existen. Sobretodo porque no todas funcionan del mismo modo. Por eso es conveniente que hagamos una selección y utilicemos sólo las páginas  más acordes con nuestros objetivos.

No obstante, antes de nada, debemos llevar a cabo un paso previo de vital importancia para conseguir éxito en Internet. Debemos realizar una serie de fotografías que permitan ver con todo lujo de detalles el vehículo. Pero cuando las hagamos, debemos recordar que cada página suele tener una política propia respecto a las imágenes, en cuestión de tamaño e incluso sobre como deben ser los encuadres y la composición para que exista una cierta uniformidad en los anuncios. Aunque haya que adaptarse a las particularidades de cada web, como mínimo habría que hacer: una de frente, otra de perfil, otra por detrás y una del interior.  Si el sitio web no pone limitaciones, debemos explayarnos y hacer más fotos con los detalles del coche que consideramos más llamativos. Por ejemplo: si tiene unas llantas bonitas, o un navegador de alto valor económico, debemos fotografiarlos. Además, también es recomendable tener imágenes del cuadro de instrumentos encendido para que se puedan apreciar los kilómetros que marca el contador. También debemos sacar fotos de los asientos, para que se aprecie el estado del tapizado.

Lógicamente, tenemos que evitar que los defectos se aprecien en las fotos, con lo que si tiene un golpe en la chapa –que hemos decidido no reparar– evitaremos que aparezca en la imagen. Lo mismo sucede con los daños del interior.

Nuestro éxito también va a depender de cómo redactemos la descripción de nuestro automóvil. Es necesario que especifiquemos el modelo exacto, la motorización, los caballos, el número de puertas, la gama de acabado a nivel comercial, los kilómetros que tiene y la fecha exacta de matriculación.

Por otra parte, hay que tener a mano los extras u opcionales de los que dispone nuestro vehículo, ya que es una información que debe constar por separado. Además, si el sitio web nos lo permite, debemos escribir un texto que resulte atractivo, que sea breve y conciso, que destaque sobre el resto de modelos ofertados. Algo que se salga de lo corriente. En principio, yo omitiría mensajes del tipo “duerme en garaje” o “los kilómetros sólo se han hecho en carretera”,

Lo realmente importante, cuando colocamos un anuncio en Internet, es que el mismo llegue a mucha gente y que contacten con nosotros los interesados lo más rápido posible. Creo que las páginas que mejor funcionan y que más transacciones auspician son: Autoscout24, Coches.net, Segundamano, o Autocasion.

Yo no me molestaría en anunciarme en más webs, ya que con estas creo que no vamos a tener ningún problema en vender nuestro coche. De todos modos, si hay alguna más que funciona bien y que no he mencionado aquí, no duden en hacérmelo saber a través de los comentarios.

CÓMO ANUNCIAR LA VENTA DE NUESTRO COCHE USADO

se-vende

Foto: www.hoy.es

Después de preparar el coche concienzudamente y de haberle fijado un precio razonable y ajustado al mercado, tenemos que empezar a difundir por distintos medios nuestra intención de ponerlo a la venta.

Hay gente extravertida, con don de gentes, que no tiene problemas a la hora de ofrecer su vehículo a todo aquel que se le cruza por la calle. Suelen ser personas resueltas y atrevidas, que tantean entre los amigos y conocidos para ver si a alguien le podría interesar su oferta. A base de perseverencia, siendo incluso un poco pesados, terminan por vender su automóvil con una cierta rapidez.

Pero no todo el mundo es igual de lanzado. O tal vez prefiramos colocarle el coche a alguien que no sea de nuestro entorno. Por ello cada vez hay más medios que nos pueden ayudar a difundir nuestro mensaje.

El primero de ellos sería poner un cartel en las lunas del vehículo anunciando que está en venta. Pese a ser una solución barata y fácil, no me termina de convencer. Encima, dependiendo de las ordenanzas municipales de cada localidad, puede llegar a ser ilegal. Por no hablar de la poca efectividad que tiene, dado el mal uso por parte de compraventas ilegales. De hecho, es una técnica de la que abusan muy habitualmente aquellos “pseudoprofesionales” que quieren aparentar ser vendedores particulares. Su “modus operandi” suele ser sencillo: dejan varios automóviles aparcados junto a un centro comercial o en algún lugar de mucho tránsito, para que la gente les llame al reclamo del cartel pensando que es un particular el que vende.

Un sistema que suele funcionar mejor es el de los anuncios por palabras. Generalmente, en todas las ciudades, hay periódicos gratuitos que no suelen cobrar a los particulares por insertar anuncios. Aunque es un buen servicio, tiene varias limitaciones al permitir la edición tan sólo de textos muy escuetos, con una mínima descripción de la oferta, sin elementos tipográficos que destaquen sobre el resto. Además, tampoco es normal que permitan la colocación de fotos.

Lo mejor es que muchos de estos periódicos gratuitos suelen tener también una edición digital y en ocasiones publican simultáneamente el anuncio en Internet. Como su difusión es muy local, el hecho de que publiquen también los anuncios en Internet hace que se pueda llegar a más gente que con la edición impresa.

Es evidente que, si no estamos dispuestos a pagar, los medios tradicionales nos ofrecen muy pocas posibilidades de difundir nuestro anuncio. Otra cosa es si tenemos pensado gastarnos algo de dinero. En este caso, la prensa local nos puede ofrecer una serie de servicios mucho mejores que los gratuitos. Pero todo depende del dinero que estemos dispuestos a gastar.

FIJANDO EL PRECIO DE NUESTRO COCHE USADO

como-vender-coche

Foto: www.casacochecurro.com

Cuando hayamos realizado todas las tareas que explicábamos ayer, debemos decidir a qué precio vamos a poner a la venta nuestro coche. De la fijación correcta, va a depender en gran medida el éxito de la transacción. Como es obvio, si lo ponemos muy bajo, lo venderemos con mucha facilidad, pero tal vez no consigamos todo el dinero que necesitamos. En cambio, como nos excedamos y pidamos demasiado, vamos a espantar a muchos interesados y la dificultad va a ser mucho mayor.

Lo importante es dedicar el tiempo necesario para investigar cuál puede ser el precio más ajustado. Podemos llevar nuestro automóvil a un concesionario para que nos lo tasen. Además, también podemos intentarlo en algún establecimiento de compraventa. La particularidad es que no suelen valorar de la misma forma un vehículo cuando vamos a adquirir otro que cuando sólo queremos venderles el nuestro. De hecho, puede ocurrir en muchas ocasiones que ni siquiera nos lo tasen si no mostramos interés por ninguno de sus modelos.

Otra posibilidad es la de recurrir a las guías que publican las revistas –y muchas páginas de Internet- en las que figuran todos los modelos y sus respectivos valores. Aunque no suelen coincidir con las tablas de Eurotax o Ganvam, también pueden servir para que sepamos qué dinero tenemos que pedir por nuestro automóvil.

Un buen recurso es buscar coches similares al nuestro en Internet y ver lo que otros particulares piden por ellos. Lo mejor es visitar varios sitios web en los que se insertan anuncios y comprobaremos cómo se está moviendo el mercado. Sin embargo, habrá que tener presente que, aunque se oferten a un precio, no quiere decir que la operación se termine cerrando en esa cantidad.

Mi recomendación es que, una vez que hayamos decidido el precio, lo inflemos algo para que podamos mostrar a los interesados una disposición negociadora. La gente se ha acostumbrado a regatear y se sienten incómodos con vendedores que se encastillan en su precio y no están dispuestos a bajar ni un euro. Así que si nos mostramos muy firmes, es fácil que muchos compradores nos descarten y tomen en consideración los vehículos de vendedores más flexibles.

Si hinchamos el precio, tenemos margen para descontar algo sin que renunciemos a la cantidad total que nos habíamos propuesto obtener. Imaginemos un supuesto en el que nos proponemos vender un Volkswagen Golf por 7.500 euros. Si pedimos esa cantidad exacta, tenemos las manos atadas para descontar nada. Y tengan por seguro que casi todos los que nos llamen estarán convencidos de que abarataremos algo el precio. Pero tampoco podemos incrementarlo demasiado ya que habrá gente que nos descarte sin llamarnos ni darnos pie a negociar. Por eso creo que, en el caso del Golf, lo mejor sería empezar por 8.000 euros e ir bajando conforme nos adentremos en la negociación.

De cualquier forma, como ya dije en el artículo sobre las tasaciones, estoy encantado de ayudar a cualquiera que me pregunte a través de los comentarios.

INICIANDO LOS PREPARATIVOS PARA VENDER NUESTRO COCHE USADO

limpiando-nuestro-coche

Foto: http://ciudadmadrid.olx.es

Si hemos decidido vender por nuestra cuenta un vehículo de ocasión, hay que ser conscientes de que nos internamos en un camino intrincado y lleno de vericuetos. Incluso puede ser que nos llevemos algunos disgustos. Debido a la gran cantidad de estafas que hay en la compraventa de coches, muchos compradores están alerta ante cualquier posible indicio de engaño. Por eso debemos ser muy claros y transparentes en todas nuestras actuaciones.

Creo que lo primero que debemos hacer antes de empezar a ofrecer nuestro automóvil es revisarlo concienzudamente. Tanto a nivel mecánico como de carrocería. Si no somos capaces de hacerlo por nosotros mismos, sería bueno que lo llevásemos a un taller para que nos hagan una revisión completa y nos solucionen los posibles problemas que puedan aparecer en un futuro. Además, también sería un buen momento para que reparemos los golpes que pueda presentar. De ese modo, podemos ofrecer el vehículo con la seguridad de que entrará por los ojos a cualquier comprador.

Una cosa que bajo ningún concepto debemos hacer es manipular el contador de kilómetros totales para que marque menos de los que realmente tiene. De ser así, no estaríamos facilitando en nada la venta y estaríamos arriesgándonos a ser denunciados por una tentativa de estafa. Al contrario, el coche debe presentar los kilómetros  realmente recorridos y deben poder justificarse mediante el libro de mantenimiento. En caso de que no lo tengamos, debemos tratar de completar toda la documentación relativa a revisiones mediante facturas, órdenes de reparación o cualquier otro papel que nos sirva de justificante respecto al correcto mantenimiento del automóvil.

Una vez que tenemos el coche a punto, debemos esmerarnos en su limpieza tanto interior como exterior, para que  esté siempre en “perfecto estado de revista”. Como no sabemos cuando un posible comprador nos puede requerir verlo, debe estar siempre lo más limpio posible para que luzca mejor que otros modelos en venta con apariencia de viejos, sucios y llenos de golpes.

Si observamos que la ITV está a punto de caducar, es muy recomendable que nos adelantemos y la pasemos cuanto antes. Es un detalle que agradecerá el futuro comprador. En este punto es bueno recordar que para transferir un vehículo de ocasión es necesario que tenga la ITV en vigor. Aunque no haya vencido, si está próximo a hacerlo, no nos cuesta nada adelantar el trámite. A la hora de vender, los detalles son fundamentales. El nuevo propietario lo agradecerá y de ese modo demostraremos que somos personas serias y minuciosas.

LOS CONCESIONARIOS SE SUBEN AL CARRO DE LOS CLUBS DE VENTA PRIVADA

Foto: www.km77.com

Interesante iniciativa promovida por Inauto, Concesionario BMW-Mini en Madrid, por la que ofrecen cinco unidades de Mini para que sean adquiridos en exclusiva por los usuarios de Groupalia, un club de venta privada.

Cada vez están apareciendo más clubs de venta privada que permiten a los usuarios acceder a mejores precios sin moverse de casa, simplemente conectándose a Internet. Pero lo habitual es que se dirigiesen a ropa de marca, perfumes, complementos o viajes.

Estos clubs serían las nuevas centrales de compras para particulares. Su funcionamiento es muy sencillo. Cualquier persona se hace socio y de ese modo puede ir accediendo a las ofertas que le lanza el club. Lógicamente, los descuentos son mucho mayores -incluso por debajo del coste- ya que el club le ofrece al vendedor un potencial de clientes mucho más alto.

En el caso que nos ocupa, Inauto ha decidido abrir una nueva línea de negocio y acordado con Groupalia la venta de cinco vehículos de Km0 de la marca Mini. En concreto son un Mini Cooper Cabrio, un Mini Cooper, un Mini Cooper S, un Mini Cooper R56 y un Mini Cooper D.

Por lo que he estado viendo, la oferta más atractiva es la del Mini Cooper Cabrio, valorado en 26.700 euros, y que se ofrece en 19.000 euros, con lo que se le está aplicando un descuento del 29%.

La particularidad es que, para poder acceder a estas ofertas y gozar de esos descuentos especiales para los socios de Groupalia, hay que comprar un “vale” de 300 euros no reembolsables.  Si no se adquiere dicho “vale”, los clientes no pueden acudir al Concesionario para ver los modelos ofertados. En principio, este sistema está pensado para que sólo las personas realmente interesadas en comprar accedan a la oferta.

Creo que la idea es muy buena, sobretodo en estos tiempos de crisis en que escasean los clientes y los coches sobran. Seguramente el Concesionario Inauto haya observado que la demanda de sus modelos no es muy elevada y ha optado por renunciar a una parte del margen comercial a cambio de poder acceder a un mayor número de clientes.

Si lo analizamos desde el punto de vista del provecho, todas las partes salen beneficiadas. Los socios de Groupalia, porque obtienen un precio mucho mejor. Inauto, por conseguir -en palabras de Guillermo Llibre, Country Manager de Groupalia en España- “una campaña de marketing realmente importante, pues va a contar con un refuerzo de su imagen como marca innovadora y de calidad que no tendría en ningún otro canal”. Y Groupalia, que puede ampliar el portfolio de productos ofrecidos, siendo, de momento y que yo sepa, el único club de venta privada que ofrece vehículos.

En principio, la oferta estaba vigente hasta hoy día 10 de septiembre. Por eso desconozco si ha sido un éxito o un fracaso. Si algún lector tiene algo más de información, o quiere mostrarnos su opinión, puede hacerlo a través de los comentarios. Cualquier aportación será bienvenida.

LA DEMANDA DE COCHES USADOS COMIENZA A FRENARSE EN ESPAÑA

Foto: www.elblogalternativo.com

Pese a que somos el tercer país europeo con los coches usados más caros, la demanda parece que está empezando a ceder terreno, recortándose el precio en julio un 3,5% respecto al mismo período de 2010. Si nos fijamos que en el primer cuatrimestre del año -según datos de AutoScout24– la demanda de vehículos de ocasión había crecido un 7,3%, es destacable que hasta julio haya aumentado tan sólo un 0,9%. Esto significa que el panorama también se está empezando a complicar en un sector que se había aprovechado de la debilidad del mercado de nuevo para mejorar sus resultados.

Da la impresión de que el bolsillo de la gente se está vaciando por completo. Y si cuando la crisis se encabritó se pasó de adquirir automóviles nuevos a usados, porque estos eran más baratos, parece que ahora la gente prefiere tirar con coches viejos a pesar de las averías y del mayor coste de mantenimiento. Y es que es evidente que la cartera de los españoles no se puede estirar como el chicle.

Otra causa de este frenazo de la demanda de segunda mano puede deberse a la incertidumbre que reina en la economía española, a los gastos extras debido a las vacaciones, y a una cuesta de septiembre con la vuelta al colegio que se prevé especialmente empinada.

De todos modos los datos no son tan negativos como los del mercado de nuevo, y todos los expertos están de acuerdo en que la demanda continuará creciendo a lo largo de todo 2011, pero de un modo mucho más suave y lento que lo que estaba haciendo a principios de año.

El típico vehículo que se está vendiendo en España tiene una antigüedad media de más de siete años (85,9 meses), y su odómetro marca 94.985 kilómetros recorridos. Esto nos indica que, pese a lo que se suele decir que un motor diésel interesa cuando se circula más de 20.000 kilómetros al año, la media recorrida es de unos 13.000 kilómetros al año. No obstante, los motores diésel siguen copando un 65,3% de las ventas totales. Pese a ello, se observa un ligero descenso en las preferencias de los clientes, que se decantan mayoritariamente por cilindradas medias de 2.093 centímetros cúbicos, y potencias de 140 CV.

Analizando las cifras por comunidades autónomas, Canarias sería la autonomía con el precio medio más alto -14.643 euros- frente a Extremadura, en la parte baja de la tabla -9.862 euros-. Desconozco si los precios de referencia  son sin IVA o IGIC. Lo lógico sería que estos precios estuvieran ajustados sin impuestos ya que los tipos impositivos son mucho más bajos en Canarias que en el resto de España. De no ser así, los resultados estarían algo distorsionados.