Conocer con antelación los costes de mantenimiento de nuestro coche

Hoy voy a hablar de una parte del proceso de decisión de compra que en ocasiones la gente no valora debidamente. Todos conocemos casos de conocidos que se han entrampado hasta las orejas para adquirir el coche de sus sueños y luego no tiene dinero ni para pagar el seguro ni llenar el depósito de combustible. Si antes de decidirse por ese vehículo que tanto le gustaba hubiese hecho unos pequeños cálculos aritméticos, tal vez se habría percatado de que no podía hacer frente a todos los gastos del automóvil. Porque comprar un coche no sólo implica pagar su precio, si lo hacemos al contado; o las letras, si va financiado. Cualquier persona con dos dedos de frente es capaz de administrarse mínimamente y saber qué parte de sus ingresos mensuales puede destinar al pago del vehículo. Sin embargo, muchos olvidan que, a parte, hay muchos más gastos fijos con los que a lo mejor no se cuenta. En este artículo vamos a ver cuáles son.

En mi opinión, el seguro es uno de los más importantes. No obstante, el cálculo a ojo es complicado. No es válida la referencia típica de lo que le cobran a un amigo, ya que  todos tenemos un perfil de cliente distinto y nos aplican unas determinadas bonificaciones ajustadas a ese perfil. Lo mejor es acudir a un corredor o agente de seguros y explicarle las características del modelo en el que estamos pensando para que nos haga un presupuesto. Si no queremos hacer la gestión físicamente, podemos recurrir a varias páginas web que comparan las mejores ofertas disponibles. Esto nos servirá para hacernos una primera composición de lugar sobre el gasto anual de seguro. More