Flotas de renting

ANTES DE COMPRAR UN COCHE, SE DEBE PROBAR

Foto: www.vigoalminuto.com

Igual que es importante realizar una inspección visual tanto del interior como del exterior del vehículo que nos interesa adquirir, también es fundamental que realicemos una prueba dinámica del mismo antes de decidirnos por él. En mi opinión, también habría que hacer la prueba para adquirir un coche nuevo, pero no todos los vendedores están dispuestos y además no siempre se tienen todos los modelos de las amplias gamas de cada fabricante. Los reacios a probar un automóvil nuevo suelen añadir también que todos los coches nuevos van bien y que si no se es experto no vamos a encontrar diferencias entre uno u otro modelo. A esto yo siempre contesto que las pruebas se pueden hacer de dos clases: de un modo profesional, analizando una serie de aspectos, y teniendo conocimientos que nos permitan las comparaciones con otros modelos similares. La otra posibilidad es la prueba normal en la que el futuro comprador debe analizar las sensaciones que le transmite el vehículo, si se siente a gusto o no, si está dispuesto a pasar en él una gran parte de su vida. Sobretodo porque hay muchos coches bonitos que son horriblemente incómodos una vez que se circula en ellos.

Pero para adquirir un automóvil usado, la prueba dinámica es absolutamente imprescendible, ya que de ese modo podremos detectar posibles fallos que pasarían desapercibidos con el coche parado.

Personalmente prefiero que el recorrido de la prueba se lleve a cabo por una ruta similar a la que hagamos habitualmente. Si solemos circular por ciudad, una gran parte del test debe desarrollarse en ciudad. Comprobando la agilidad en el tráfico diario. Incluso hay que buscar alguna zona con buenos espacios de aparcamiento para comprobar cómo son las maniobras, si es cómodo para aparcar, si no hay que dejarse los brazos girando el volante. Incluso así, es conveniente salir algo a carretera, para que podremos conocer el tipo de aceleración que tiene y la respuesta dinámica.

Para clientes que circulan mucho por autovía, el sitio recomendado es, obviamente, una autovía o autopista. Allí veremos qué tal alcanza la velocidad punta y qué tal la mantiene. Podremos probar asistencias a la conducción y mantener velocidades constantes más altas, donde comprobaremos sonoridad y dinámica de marcha.

Por otra lado, si se circula por carreteras sinuosas lo lógico es buscar una ruta con curvas, preferiblemente en carretera de dos sentidos, en donde observaremos cómo se comporta en curvas entrelazadas, el tarado de las suspensiones, sobretodo cuando se exige el máximo esfuerzo en los cambios de apoyo. Además, ese será un recorrido que también nos permitirá experimentar las reacciones del vehículo en adelantamientos, viendo cómo responde el motor, el reprise que nos muestra, su capacidad de recuperación a bajas revoluciones, si es elástico o no.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Detenidos por bajar kilómetros en coches de ocasión

Según leo en El Mundo, la Guardia Civil ha detenido a tres personas por haber creado una red de compra-venta ilegal de vehículos, basada en adquirir lotes de coches procedentes de leasing que revendían por debajo del precio de mercado después de haberles bajado los kilómetros. El modus operandi de la estafa se fundamentaba en comprar automóviles muy baratos debido a su elevado kilometraje. Una vez que pasaban por las manos de estos delincuentes, expertos maquilladores de los odómetros reduciéndolos entre un 30 y un 60 por ciento, se volvían a poner a la venta a un precio mucho más bajo que el de mercado para darles salida lo más rápido posible.
Parece ser que habían adquirido 200 vehículos destinados a estas manipulaciones ilícitas, habiéndose vendido 70 de ellos en la Comunidad de Madrid, aunque parece que el alcance de la estafa abarca todo el territorio nacional. Adulterando la integridad del contador hasta la psicológica cifra de los 100.000 kilómetros, los coches pasaban a ser mucho más atractivos debido a su bajo precio. Como en todos los timos, es necesario excitar la codicia de los “primos”, fácilmente atraídos por el señuelo del precio y los pocos kilómetros. Aunque suene manido, nadie da duros a cuatro pesetas, por eso siempre he dicho que hay que huir de ofertas excesivamente baratas. Por más que la gente se empeñe, en este mercado no suele haber chollos espectaculares. More

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.5/5 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: -2 (from 2 votes)

Los coches de dirección

Aunque es una terminología empleada habitualmente, no me gusta nada porque me parece engañosa. Muchos vendedores denominan coches de dirección a los vehículos seminuevos que dicen proceder de la flota de los propios directivos de la marca. Por algún extraño motivo, este origen provoca mayor confianza en muchos potenciales compradores. Hagamos unas sencillas cuentas y verán que algo no cuadra: si cualquier establecimiento de compraventa ofrece este tipo de coches, ¿cuántos altos cargos forman las cúpulas de los fabricantes? A pesar de que el número es bastante más elevado de lo que creemos, nunca podría llegar a cubrir la gran cantidad de automóviles que se encuentran a la venta.

Lo que sucede es que muchos comerciales prefieren enmascarar el verdadero origen de los modelos que ofertan. Lo normal es que sean de buyback o de empresas de renting. Por eso, en algunas ocasiones, -no tantas como pregonan-, sí que pueden proceder de un directivo, pero de cualquier otro sector que seguramente no tenga nada que ver con la automoción. More

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)

Los coches de buyback

El buyback es un concepto que no es exclusivo de la automoción. De hecho, la primera vez que lo oí fue en temas bursatiles, refiriéndose a la compra propia de acciones de una compañía en el mercado abierto. Pues en el mundo de los coches, el buyback consiste en cerrar acuerdos entre las grandes compañías de alquiler a corto plazo y las marcas por los que éstas se comprometen a recomprarles los vehículos que les han vendido en un corto espacio de tiempo. Es decir, las empresas alquiladoras adquieren una flota de automóviles a un precio determinado. Junto con el de compra, también pactan un valor de recompra, que será el que pagará el fabricante cuando haya trascurrido el plazo estipulado –generalmente de seis meses a un año- y se devuelvan los coches.

La empresa de rent a car no tendrá más que calcular la diferencia entre el precio de compra y el de venta para saber cuáles son sus costes. Con este sistema, disponen de una flota renovada y los fabricantes pueden salir mejor en la foto matriculando más unidades. Aunque creo que no es correcto por lo que explicaré más adelante, generalmente estos vehículos seminuevos se suelen ofrecer como Kilómetro Cero en los concesionarios de cada marca. More

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

LA TRAMPA SADUCEA DE LOS VEHÍCULOS DE KILÓMETRO CERO (II)

Foto: www.diariomotor.com

El otro día interrumpí el artículo después de describir como los concesionarios se encontraban metidos en una “trampa saducea” por culpa de unos fabricantes que quieren cubrir su cupo de ventas a toda costa. Pero aún queda por explicar el verdadero “nudo gordiano”, que consiste en trasladar un problema exclusivo del concesionario a sus incautos clientes.

Ya hemos visto que las redes comerciales se encuentran saturadas de coches automatriculados y tienen que intentar venderlos cuanto antes si no quieren verse con serios problemas de solvencia.

Para que lo entiendan mejor, vamos a ponernos en el caso de un comprador que se persona en un concesionario preguntando por vehículos de “kilómetro cero”. Lo que busca es ahorrarse un dinerillo y le han comentado que son muy interesantes porque están prácticamente sin usar. El vendedor dará un respingo y sus ojos brillarán de alegría. Por fin un cliente al que poder colocar una de las muchas unidades que cogen polvo en la zona reservada a los seminuevos.

A partir de ese momento, el comprador ha perdido toda posibilidad de adquirir un automóvil nuevo -es decir, matriculado a su nombre- a buen precio. El vendedor, inasequible al desaliento, no se cansará de argumentar sobre las bondades del “kilómetro cero”, resaltando la oportunidad tan buena ante la que se encuentran, por ser una oferta económica insuperable al ser el descuento mucho mayor que para un coche nuevo.

La mejor técnica que emplean los vendedores para dar salida a este tipo de automóviles es inflar el precio de uno nuevo de similares características. De ese modo habrá mayor diferencia con el automatriculado. Si no existiesen esos descuentos para los de primera matriculación, estaríamos ante una buena oportunidad. Lo lamentable es que en el mercado actual, los vehículos nuevos se venden al mismo precio que los de “kilómetro cero”.

Con esto no quiero decir que este tipo de coches sean malos. Al contrario. En muchas ocasiones se pueden encontrar buenas gangas a precios inmejorables. Pero si valen lo mismo… Creo yo que, a igualdad de precio, todo el mundo preferiría estrenar el vehículo y elegir los equipamientos y el color.

El error es entrar en la tienda demostrando nuestro interés por ese tipo de automóviles. Creo que lo que se debe hacer es no mencionar para nada los “kilómetro cero”. Incluso aunque estemos interesados en uno. Esperemos a ver qué ofertas hay para los nuevos. Una vez que las conozcamos, entonces podemos preguntar por un seminuevo.

Si lo hacemos así, habremos roto la estrategia y el ritmo al vendedor. Como no están los tiempos para guardarse muchos descuentos, es probable que  nos hayan dado al principio el mejor precio para una unidad sin matricular. Sólo cuando estemos seguros de que no pueden bajar más, entonces podremos centrarnos en lo que tienen en “kilómetro cero”.

Siguiendo estas pautas, conseguiremos descolocar momentáneamente al vendedor. Cuando nos de un precio por el coche de ocasión que apenas difiere de uno nuevo, debemos rebatirlo con el siguiente argumento: es necesario que baje más dinero si quiere deshacerse de estas unidades que les están provocando una verdadera sangría financiera. Entonces el vendedor puede entrar al trapo bajando aún más el precio, con lo que al final nos habremos salido con la nuestra. Y si no, siempre tenemos la posibilidad de matricular a nuestro nombre uno nuevo a buen precio.

La “trampa saducea” de los vehículos de “kilómetro cero” (I).

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

LA TRAMPA SADUCEA DE LOS VEHÍCULOS DE KILÓMETRO CERO (I)

Foto: www.elpais.com

Una “trampa saducea” es un ardid preparado por nuestro oponente para que demos un paso en falso o cometamos un error. La denominación proviene de varios pasajes evangélicos en los que los saduceos, adversarios acérrimos de Jesús, le planteban diversas cuestiones en las que difícilmente podía salir airoso, dando igual la respuesta que eligiese ya que todas eran malas. Un caso muy típico de “trampa saducea” sería el momento en que le cuestionan sobre la licitud de pagar tributo al César. Si se posicionaba a favor del impuesto le atacarían por dejar de lado al pueblo oprimido y explotado por el César. Pero si afirmaba que no debía pagarse sería acusado de agitador contra el poder romano.

La situación que se está produciendo actualmente en el mercado de vehículos de “kilómetro cero” y seminuevos es muy parecida a una “trampa saducea”, en la que saldremos mal parados de todas todas. A continuación veremos el motivo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, a pesar de los malos resultados de ventas, los fabricantes se están sosteniendo a duras penas en España de un modo ficticio. Para que parezca que se cierran más operaciones obligan a los concesionarios a que matriculen a su nombre muchos más coches de los que pueden dar salida. Esto tiene un efecto beneficioso para la marca, ya que permite que las caídas no sean tan abultadas. Sin embargo para la red comercial es desastroso. La gran contrariedad es que es muy díficil saber con exactitud cuál es el porcentaje de automatriculaciones respecto al total de las ventas, pero las cifras pueden ser de asustar.

Comparando el acumulado de ventas de enero a octubre de 2011 con el de 2010, el desplome es de un 19,7%. Imaginen la envergadura del hundimiento si los concesionarios se negasen a automatricular automóviles para poder cumplir con los objetivos que les fijan. Debido a los contratos que firmaron con los fabricantes su margen de maniobra es muy escaso, teniendo que cumplir con sus directrices. Por eso no les queda más remedio que ir matriculando unidades a su nombre.

Si el problema es peliagudo de por sí, hay que añadir a esto la cicatería de los fabricantes. Lo normal es que no se estiren concediendo grandes descuentos para incentivar estas automatriculaciones. De hecho, en una época en que casi todos los modelos nuevos gozan de grandes ofertas, puede darse el caso que los “kilómetro cero” se ofrezcan al público a un precio incluso más elevado que uno nuevo.

Así que nos encontramos ante un escenario sobresaturado de vehículos seminuevos que nadie quiere, a la vez que las marcas aumentan la presión sobre su red de ventas para que sigan vendiendo vehículos nuevos. Y el modo más fácil de hacerlo es aplicando descuentos muy potentes o sobrevalorando el coche usado, con el consiguiente desposicionamiento de los “kilómetro cero”.

¿Se imaginan lo que hará un vendedor que se ve cargado de este tipo de coches? Permítanme que aplace hasta mañana la respuesta. Les prometo que terminarán por comprender lo de la “trampa saducea” y aprenderán a no caer en la misma. Porque hay formas de soslayar estas asechanzas que nos depara este mercado de locos.

Continuará…

La “trampa saducea” de los vehículos de “kilómetro cero” (II).

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

MEDIDAS PARA AUMENTAR LAS VENTAS DE COCHES

Foto: www.motorspain.com

Hace unos días escribí sobre los impuestos que gravan la adquisición de vehículos y dejé muy claro lo confiscatorios y anacrónicos que eran. Parece ser que no soy el único que piensa así. La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM) ha decidido ponerle el cascabel al gato y ha propuesto a los partidos políticos que concurrirán a las próximas elecciones que modifiquen el IVA originado en las operaciones de compraventa de automóviles.

Formando parte de una extensa batería de medidas, la idea básica sería reducir hasta el 8% el tipo impositivo del IVA, actualmente en el 18%. De ese modo estiman que las ventas de coches podrían repuntar al alza hasta conseguir 150.000 unidades más al año. No hay que olvidar que el IVA es un impuesto que está sujeto a excepciones. La ley permite reducir -o eliminar- el IVA de determinados bienes y servicios, con lo que no se produciría el tan cacareado “trato de favor” al sector de la automoción. Además, no debemos olvidar que el actual Gobierno ya ha aprobado una reducción similar para las viviendas nuevas.

Ganvam calcula que la reforma fiscal le costaría al Estado 528 millones de euros al año. No obstante, las ventas adicionales generarían una recaudación adicional en el Impuesto de Matriculación -así como en el IVA y el Impuesto sobre Hidrocarburos- de 364 millones de euros. Dada la especial fiscalidad de los vehículos, generalmente las ayudas y las exenciones se autofinancian con los aumentos de demanda generados por ellas mismas. Así ha ocurrido siempre que se han implementado planes de achatarramiento como el Prever, el Renove o el 2000 E.

Dado el problema de liquidez por el que están pasando las redes comerciales, Ganvam tiene miedo de que un sistema de ayudas directas, como el último que se puso en marcha en España, pueda abocar inevitablemente a muchos concesionarios a la temida declaración concursal. Y es que la operativa de las subvenciones, que obliga a los agentes de ventas a adelantar las ayudas, a día de hoy provocaría insolvencias insostenibles a muchas empresas que subsisten a duras penas. Por eso la Asociación de Vendedores ha recalcado que esta medida tendría que aplicarse directamente en la factura, sin que tenga que adelantar nadie ninguna cantidad.

Pero la medida no se aplicaría a todos los compradores, si no que tan sólo se reduciría el IVA a aquellos que adquiriesen un coche nuevo, o usado con menos de cinco años, y con emisiones inferiores a 140 gramos de CO2 por kilómetro. Como obligación añadida, tendrían que  achatarrar un automóvil de su propiedad de más de diez años de antigüedad. De ese modo, se estaría favoreciendo la venta de vehículos menos contaminantes y el sector podría recuperarse ligeramente.

No sé yo si, quien gane las elecciones, les hará mucho caso.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

LA NUEVA LEY DE PRÉSTAMOS AL CONSUMO

como-comprar-coche

Foto: www.squidoo.com

A la hora de adquirir un coche, tan importante es encontrar un buen precio como conseguir unas condiciones de financiación ventajosas. Si tenemos en cuenta que aproximadamente el 80% de los vehículos que se adquieren en España se pagan a través de préstamos al consumo, la financiación es uno de los puntos que adquieren mayor importancia.

En 2008 se aprobó la Directiva 2008/48/CE de la Unión Europea que pretendía armonizar en todos los países de la Unión las disposiciones sobre este tipo de créditos y hacer que el mercado crediticio fuese más transparente. Dicha Directiva ha sido adaptada a nuestro ordenamiento jurídico mediante la Ley 16/2011 de 24 de junio que entró en vigor ayer 25 de septiembre de 2011.

Si hacemos memoria, recordaremos que en los años anteriores a la crisis, además de la orgía de ventas que terminó con la explosión de la burbuja inmobiliaria, también se produjo un aumento exponencial de las ventas de automóvilesllegando a matricularse en 2005 más de un millón y medio de turismos nuevos en España-. Dichas cifras record fueron conseguidas, en gran medida, por un mercado fianciero de bajos tipos de interés y una enorme facilidad para la aprobación de créditos.

Por aquella época, casi cualquiera podía acceder al coche que quisiese simplemente pidiendo más capital prestado y alargando el plazo de devolución. Esa alegría ha traído como consecuencia que el número de impagados haya aumentado mucho, con el consiguiente impacto negativo en la crisis financiera.

Para mejorar la transparencia, y asegurarse que las entidades financieras realizarán correctamente la evaluación de riesgos, se ha aprobado esta nueva Ley de Préstamos al Consumo. Básicamente lo que trata es de que el consumidor entienda correctamente las implicaciones que conlleva contratar un préstamo. Para ello, va a ser requisito indispensable informar a los clientes con total claridad de las condiciones específicas del producto que están contratando.

Desde algunos sectores se ha criticado a esta ley porque toma a los clientes que compran vehículos a crédito como si fuesen unos analfabetos financieros. En cambio yo pienso que es un acierto, ya que no es muy habitual tener una gran cultura financiera. Por eso mismo, la información de las condiciones esenciales de un préstamo debe darse muy mascadita y de modo personalizado por parte de las entidades.

Además, la normativa también va a permitir que los prestatarios puedan desistir del contrato en menos de catorce días desde la firma, simplemente expresando su intención de dejarlo sin efecto. En ese momento, el cliente tiene un plazo de 30 días para devolver el capital prestado más los intereses ocasionados durante ese tiempo, sin que el prestatario pueda reclamar otro tipo de indemnización.

Por último, la nueva ley también exige a las entidades financieras que evalúen la solvencia del consumidor antes de la firma de los contratos, a través de la información que le proporcione el propio cliente y de los datos contenidos en bases de datos públicas. Este precepto tiene poca importancia en las compras de automóviles ya que las financieras de marca suelen analizar con rigor el riesgo de las operaciones. Pero no ocurre lo mismo con un tipo de préstamos que han proliferado como hongos y que se anuncian como preconcedidos. Orientados a la financiación de capitales pequeños, son una verdadera trampa para personas con dificultades, angustiadas por una deuda, ya que suelen aplicarse unos tipos de interés altísimos, cercanos a la usura.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

DRIVE ON

Hace varios meses, escribí un especial sobre las financieras que se dedicaban a vender flotas de coches procedentes de renting. En este caso, Ing Car Lease ha decidido dar un paso adelante y, en lugar de utilizar la típica campa o un sistema de subastas para profesionales, ha montado un verdadero concesionario orientado al cliente final, con todos los coches que les devuelven una vez finalizados los contratos de arrendamiento.

comprar-coche-segundamano

Foto: www.driveon.es

Con unas modernas instalaciones en la Ciudad del Automóvil de Leganés, Ing Car Lease se ha preocupado de dotar a su establecimiento con los últimos medios tecnológicos para que la experiencia de comprar un coche de segunda mano sea mucho más agradable de lo que ha sido hasta ahora.

El establecimiento cuenta con el apoyo del sitio web Drive On en el que están cargados todos los modelos disponibles. Gracias a ello, un comprador puede curiosear desde casa viendo todos los vehículos a la venta, con bastantes fotografías y estupendas descripciones que nos permitirán conocer los datos técnicos y los elementos opcionales y de serie que equipa cada automóvil.

Desde la ficha individual, podemos reservar aquellas unidades que nos interesen y concertar una cita con un asesor comercial que nos dará las explicaciones pertinentes y nos facilitará la realización de una prueba dinámica. Una cosa que me resulta llamativa es que cada asesor dispone de un iPad con el que va mostrando los datos de cada vehículo expuesto.

Además, también podremos comprobar “in situ” el historial del coche, las reparaciones que se le han efectuado y el kilómetraje real. De hecho, pueden llegar a expedirnos una certificación que nos garantizará que no han existido averías reiteradas ni sufrido daños estructurales. De todos modos, me queda la duda sobre lo que harán con los vehículos que sí que se hayan visto afectados por este tipo de daños.

Como un servicio más, Drive On permite la posibilidad de entregar nuestro vehículo usado como parte del pago. Al comprometerse a realizar todas las gestiones en una hora, nos lo intentarán tasar de inmediato y, en caso de que la operación nos interese, se podrían hacer todos los trámites en el mismo momento. Para ello, Ing Car Lease pone a disposición de sus clientes varios puntos con acceso a Internet para que contactemos con nuestro banco y realicemos una transferencia. No obstante, si no disponemos de todo el dinero para la compra, también nos ofrecen servicios financieros adaptados a cada necesidad.

Foto: www.autobild.es

Al estar los automóviles perfectamente preparados, si el comprador quiere llevárselo en la misma visita puede hacerlo gracias a una póliza de seguro provisional totalmente gratuita. Y como suele ser habitual en este tipo de empresas, en caso de no estar convencidos del todo, se ofrece la posibilidad de devolver el coche siempre que no hayan pasado 15 días o 1.000 kilómetros.

Pero un establecimiento dedicado a la venta de vehículos de ocasión debe tener una serie de elementos que le otorguen valor añadido y que lo diferencien de su competencia. Por eso ofrecen la posibilidad de contratar garantías ampliadas, de mayor duración que la legal de un año tan habitual en este tipo de operaciones.

¿Y qué ocurriría si el automóvil que buscamos no disponen de él en estos momentos? Ellos mismos se encargarían de buscarlo tomando la referencia de la marca y el modelo que nos interesa. Una vez que lo localizasen, nos avisarían para que fuésemos a verlo.

En caso de que vayamos con niños, la tienda cuenta con una zona infantil amplia y confortable donde pueden jugar y estar entretenidos, mientras nosotros miramos con tranquilidad los modelos que nos interesan. Hay que tener en cuenta que la compra de un coche es algo que no se suele hacer todos los días, y la decisión debe tomarse con calma y tranquilidad. Si tenemos a uno o varios niños dando vueltas alrededor nuestro, va a ser más difícil que tengamos el suficiente reposo para tomar la decisión correcta. Por eso es importante que este tipo de establecimientos dispongan de estas áreas donde los niños pueden jugar y pasar el rato sin ocasionar molestias a sus padres y al resto de los clientes.

Lo más positivo de iniciativas como la de Drive On es que se elimina la sordidez tan habitual en este mundillo del vehículo de ocasión, que parecía estar abocado a desarrollar su actividad en campas polvorientas, o cutres naves industriales llenas de automóviles amontonados, en estado de semiabandono, que olían a estafa desde lejos. Y la mejor forma de hacerlo es dando confianza y transparencia a la operación. Por eso han diseñado el sistema “CheckyourCar”, por el que se puede comprobar el estado del coche ofertado mediante informes periciales, probadores y talleres especializados en menos de 72 horas. De un modo independiente, el comprador tendrá la seguridad de estar adquiriendo un modelo en perfecto estado, con los kilómetros reales y sin golpes estructurales.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

ESPECIAL: LOS SEGUROS DEL AUTOMÓVIL

El seguro es un contrato por el cual una de las partes –el asegurador- se obliga, mediante una prima que le abona la otra parte –el asegurado-, a resarcir un daño o cumplir la prestación convenida si ocurre el evento previsto. Esto quiere decir que, mientras no haya ningún problema, todo va sobre ruedas porque no le cuesta dinero al asegurador. Sin embargo, los disgustos suelen acontecer cuando se produce el evento objeto del contrato, ya que supone un coste para el asegurador y éste tratará de hacerse el remolón para no cumplir con la prestación a la que está obligado.

Foto: http://motor.terra.es

Sin embargo, el escenario es aún más complicado de lo que parece. Hoy en día, las compañías que aseguran vehículos viven en una encarnizada lucha por captar nuevos clientes. Esto se debe a un exceso de competencia, con una irrupción muy agresiva de compañías low cost. Por otra parte, el nivel de riesgos se ha reducido considerablemente gracias a la renovación del parque automovilístico y a la disminución de la siniestralidad.

Por los factores descritos en el párrafo anterior, los precios han bajado muchísimo, haciendo que nos planteemos un cambio de aseguradora con mejores ofertas. A diario nos bombardean con nuevos descuentos y casi todo el mundo ha recibido tentadores cantos de sirena para saltar de una a otra compañía. En los seguros está pasando como con las telecomunicaciones, en que cada vez hay menor fidelidad al operador que nos presta servicio. Además, al igual que en la telefonía, el descontento con la actuación de las aseguradoras en caso de siniestro hace que exista mucha porosidad con clientes que cambian año tras año de una empresa a otra.

No obstante, pese a que el precio es muy importante, no debería ser el único elemento a tener en cuenta a la hora de tomar la decisión. Lo triste es que al final el cliente medio pide varios presupuestos a distintos corredores y ordena las compañías de la más cara a la más barata, olvidándose de los servicios que le ofrecen cada una de ellas. De hecho, en los seguros para coches, se puede dar en muchas ocasiones la casualidad de que la más cara es la que peores servicios da. Por eso es recomendable estudiar el precio, pero el primer análisis debería ser valorando los servicios.

parte-por-accidente

Foto: www.diariomotor.com

Aunque en próximos artículos profundizaremos más en el tema, yo tendría en cuenta sobretodo una serie de cosas que deben ser más importantes que el precio:

  • Cuando haya un siniestro, que la tramitación sea cómoda y no nos suponga un calvario. Hay compañías que consideran que el cliente que da un parte, es un enemigo que viene a sacarles el dinero. Este tipo de empresas deberían quedar descartadas a la primera.
  • Que nos aseguren el automóvil que realmente tenemos. Hay muchos corredores y agentes que usan un truco para reducir el precio de las primas consistente en no incluir todos los opcionales que incluye el vehículo, o en asegurar uno de inferior valor. Si no hay siniestros, no hay problema. Pero como haya uno, la compañía pagará una indemnización utilizando el valor asegurado, por debajo del valor real del automóvil.
  • Debemos estudiar las coberturas de cada compañía e intentar valorar económicamente los servicios que ofrecen. Entonces veremos realmente cuál es más barata. Si nos ofrecen más servicios, aunque el precio sea mayor, nos va a compensar más que una más barata, pero con menos servicios.
  • Hay que investigar acerca de con qué talleres concertados trabajan las aseguradoras. En ocasiones, afinan tanto sus tarifas a los colaboradores que sólo los peores profesionales, usando recambios no originales, quieren trabajar bajo esas condiciones. Es importante saber la cualificación profesional de los responsables de reparar el vehículo. Por el contrario, hay otras compañías que permiten elegir libremente el taller reparador. Esto siempre nos dará garantías de un mejor acabado.
  • Igual que dedicamos tiempo y energías para encontrar el mejor coche en relación a nuestro presupuesto, también debería ser así por lo que respecta al seguro. Pero lo habitual es que sea al contrario. Casi siempre, tras pasar semanas e, incluso, meses a la caza y captura de uno bueno, bonito y barato; una vez que lo encontramos, solemos dedicar no más de media hora en decidir con qué compañía asegurarlo. Aunque todo el mundo contrata el seguro con la intención de no tener que usarlo, al final la realidad nos dice que tarde o temprano nos hará falta. Por eso es importante que reflexionemos con detenimiento y que tomemos una decisión mucho más importante de lo que la gente cree.
  • Un buen recurso es preguntar a amigos y familiares sobre sus experiencias con las distintas compañías. No hay que indagar sobre el precio que están pagando. Lo que hay que preguntarles es sobre la satisfacción con los servicios que les prestan, si han tenido problemas al tramitar siniestros, si se los resolvieron con eficacia, con prontitud, sin demoras indebidas.

Foto: www.diariomotor.com

Todos estos consejos nos pueden ayudar a tomar la decisión. Sobretodo porque, si hacemos las cosas bien, analizamos la letra pequeña, y estudiamos concienzudamente lo que ofrece cada compañía, sabremos qué podemos esperar de la aseguradora cuando nos haga falta recurrir a ella. Siendo conscientes de nuestros derechos, podemos defender mejor nuestros intereses.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)