GANVAM

El lobby del motor pergeña un plan de ayudas que presentará mañana al Gobierno

El último incentivo para la venta de coches fue un completo desastre a nivel organizativo. El Plan 2000 E permitió un aumento de las ventas de automóviles, pero terminó por convertirse en una pesadilla para los concesionarios que tuvieron que reclamar el dinero adelantado. Seguramente los lectores recordarán que se anunció a bombo y platillo algunos meses antes de su entrada en vigor, con lo que las operaciones se paralizaron hasta que se abrió el plazo para solicitar las subvenciones. Intentando implicar a más entidades, se articuló de un modo en que se hacía ver a los compradores que se otorgaban 2.000 euros cuando realmente el Estado tan sólo aportaba 500 euros. La misma cantidad podía ser costeada de un modo voluntario por las comunidades autónomas que así lo decidiesen, quedando otros 1.000 euros a descontar del precio del vehículo por parte de los fabricantes. Por si esto no fuera poco, para aumentar aún más la confusión, varias comunidades autónomas optaron por no adherirse al plan, haciendo que en determinadas regiones el descuento aplicado fuese de 1.500 euros en lugar de 2.000. More

ESPECIALES: LOS LOBBIES DEL MOTOR

En inglés, la palabra “lobby” significa “entrada” o “sala de espera”. Por extensión, los anglosajones utilizan también este término para designar a aquella acción que en castellano se denominaría “hacer pasillos” o “cabildeo”. Realmente la labor de un lobby consiste en articular un grupo de presión -colectivos, asociaciones, empresas,…- para convencer al poder político de que tome una decisión acorde a sus intereses.

Foto: www.motorpasion.com

Todo el mundo ha hecho lobby alguna vez. En un pueblo, cuando el alcalde quiere aprobar una medida que puede perjudicar a algunos vecinos, éstos tratarán de convencer al alcalde para que no la apruebe. Otro ejemplo sería el de la asociación de padres de un colegio que trata de oponerse a una decisión del director del centro.

En Estados Unidos, la actividad de los lobbies se considera como una parte más del ejercicio de la libertad de expresión y está protegida constitucionalmente. Sólo en Washington hay 30.000 empresas especializadas en esta forma de hacer política sin el respaldo de los votos, centrando sus esfuerzos sobretodo en el Congreso y en menor medida en el Senado. En Bruselas se calcula que debe haber cerca de 20.000 lobbistas tratando de influir sobre las decisiones de la Comisión Europea y el Parlamento. Y en España, aunque actúen en la sombra debido a que existe un vacío legal, también hay empresas consultoras cuya única función es contactar -por encargo de sus clientes- con los distintos representantes políticos para tratar de conseguir que las nuevas regulaciones sean acordes a sus intereses.

A parte de las consultoras especializadas en contactos políticos, también hay determinados colectivos con mucha capacidad de influencia, dado el volumen de dinero que mueven. Suelen esgrimir como principal argumento ante los políticos su gran capacidad de inversión, insinuando la posibilidad de deslocalizarse e invertir en otro sitio si la legislación no les es beneficiosa.

Foto: www.taringa.net

A nivel europeo nos encontramos con que el lobby más importante y activo es el del motor. Y se puede decir que principalmente está formado por la asociación empresarial ACEA (Asociación Europea de Constructores de Automóviles). Forman parte de este poderoso colectivo todos los fabricantes europeos de vehículos y su peso en la estructura industrial comunitaria es enorme. Probablemente aglutinen a uno de los sectores que más empleo generan y mayor importancia tiene en el PIB.

En España también tenemos nuestro particular lobby de la automoción. Formado por las cuatro asociaciones patronales Aniacam, Faconauto, Ganvam y Anfac. Estas asociaciones empresariales a veces están de acuerdo, con lo que actúan en bloque, empujando todas en el mismo sentido. Sin embargo, en otras muchas ocasiones, se enfrentan debido a que los intereses de sus representados no tienen por qué ser coincidentes.

Aniacam (Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas) agrupa a las marcas importadoras de coches. Es decir, aquellos fabricantes que no disponen de plantas en España, que deben inscribirse en Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones). Entre estas dos aglutinan a todas las marcas que actualmente comercializan vehículos en nuestro país.

Por el lado de la distribución tendríamos a Faconauto (Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción), patronal que integra a las asociaciones de concesionarios oficiales. Al representarlos, sus intereses suelen ser contrapuestos a los de los fabricantes de Aniacam o Anfac.

La última de las asociaciones empresariales sería Ganvam (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios), que aglutina al resto de los agentes que no estarían representados en las otras asociaciones: compraventas, talleres reparadores, recambistas,… Incluso hay muchos concesionarios que pertenecen a Faconauto y a Ganvam, ya que ambas pueden ser complementarias.

Rafael Prieto (Anfac), Juan A. Sánchez Torres (Ganvam), Miguel Sebastián, Ángel Allué (Ministerio Industria), Germán Sánchez (Aniacam) y Antonio Romero (Faconauto). Foto: www.cincodias.com

Como hemos anticipado un poco más arriba, hay veces que las cuatro asociaciones han acudido de la mano para que el Gobierno les atienda. Siempre que se trate de incentivar las ventas, los cuatro colectivos patronales forman un lobby compacto y sólido.

Por el contrario, la mayor muestra de divergencias se ha producido últimamente. A principios de este año 2011, el Parlamento aprobaba la Ley de Economía Sostenible que incluía una enmienda por la que se modificaban las condiciones en la distribución de vehículos, obligando a los fabricantes a recomprar a los concesionarios los coches en stock  no pedidos por clientes que en el plazo de 60 días no se hayan vendido. La norma, que llegó a entrar en vigor, provocó un enérgico rechazo por parte de las asociaciones de fabricantes, frente a los aplausos de las asociaciones de concesionarios y vendedores.

A partir de ese momento, los dos lobbies iniciaron las hostilidades y se pusieron a trabajar a pleno rendimiento con toda su maquinaria de persuasión e  influencias entre diputados y ministros. El enfrentamiento concluyó con la derogación casi inmediata de la enmienda. De este modo se demostró que el lobbie de los fabricantes tiene mucho más peso que el de los vendedores. A pesar de la menor generación de empleo de las marcas, con cerca de 63.000 puestos de trabajo, contra los 122.000 empleos directos de los concesionarios, es evidente que las amenazas de deslocalización tan temidas por los políticos surtieron efecto. Pero un lobbie debe realizar su trabajo convenciendo también a la opinión pública, por eso los representantes de los fabricantes se encargaron de cacarear a quien quisiera oírles que la medida perjudicaba a los propios concesionarios ya que, de seguir en vigor la ley, las marcas desarrollarían sus propias redes comerciales eliminando a los concesionarios independientes.

El resultado de esta batalla fue un compromiso por parte de los cuatro actores para consensuar un Código de Buenas Prácticas Comerciales que, según mis últimas informaciones, es papel mojado al no haberse firmado en su totalidad. Pero eso lo dejaremos para otro artículo.

MEDIDAS PARA AUMENTAR LAS VENTAS DE COCHES

Foto: www.motorspain.com

Hace unos días escribí sobre los impuestos que gravan la adquisición de vehículos y dejé muy claro lo confiscatorios y anacrónicos que eran. Parece ser que no soy el único que piensa así. La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM) ha decidido ponerle el cascabel al gato y ha propuesto a los partidos políticos que concurrirán a las próximas elecciones que modifiquen el IVA originado en las operaciones de compraventa de automóviles.

Formando parte de una extensa batería de medidas, la idea básica sería reducir hasta el 8% el tipo impositivo del IVA, actualmente en el 18%. De ese modo estiman que las ventas de coches podrían repuntar al alza hasta conseguir 150.000 unidades más al año. No hay que olvidar que el IVA es un impuesto que está sujeto a excepciones. La ley permite reducir -o eliminar- el IVA de determinados bienes y servicios, con lo que no se produciría el tan cacareado “trato de favor” al sector de la automoción. Además, no debemos olvidar que el actual Gobierno ya ha aprobado una reducción similar para las viviendas nuevas.

Ganvam calcula que la reforma fiscal le costaría al Estado 528 millones de euros al año. No obstante, las ventas adicionales generarían una recaudación adicional en el Impuesto de Matriculación -así como en el IVA y el Impuesto sobre Hidrocarburos- de 364 millones de euros. Dada la especial fiscalidad de los vehículos, generalmente las ayudas y las exenciones se autofinancian con los aumentos de demanda generados por ellas mismas. Así ha ocurrido siempre que se han implementado planes de achatarramiento como el Prever, el Renove o el 2000 E.

Dado el problema de liquidez por el que están pasando las redes comerciales, Ganvam tiene miedo de que un sistema de ayudas directas, como el último que se puso en marcha en España, pueda abocar inevitablemente a muchos concesionarios a la temida declaración concursal. Y es que la operativa de las subvenciones, que obliga a los agentes de ventas a adelantar las ayudas, a día de hoy provocaría insolvencias insostenibles a muchas empresas que subsisten a duras penas. Por eso la Asociación de Vendedores ha recalcado que esta medida tendría que aplicarse directamente en la factura, sin que tenga que adelantar nadie ninguna cantidad.

Pero la medida no se aplicaría a todos los compradores, si no que tan sólo se reduciría el IVA a aquellos que adquiriesen un coche nuevo, o usado con menos de cinco años, y con emisiones inferiores a 140 gramos de CO2 por kilómetro. Como obligación añadida, tendrían que  achatarrar un automóvil de su propiedad de más de diez años de antigüedad. De ese modo, se estaría favoreciendo la venta de vehículos menos contaminantes y el sector podría recuperarse ligeramente.

No sé yo si, quien gane las elecciones, les hará mucho caso.