El seis cilindros con 245 CV – BMW330d

El facelift de la nueva serie 3 de BMW tiene un aspecto muy decente. Debajo del capó le espera un 245 CV el cuál, parece ser, que contamina poco. Es muy respetuoso con el medio ambiente. Hablamos del predecesor al actual modelo con 258 CV.

Los diesel no son melodía para los oídos, tienen un sonido penetrante y al ralentí se les nota poco melódicos. Para más de un fan de lo deportivo, son como un insulto. Eso piensa más de uno. Pero estos aún no han tenido el nuevo seis cilindros de BMW bajo su control. En él resuena una acústica mimetizada de un motor de 185 kilogramos (cinco kilos menos que su predecesor).

Estos 245 CV con un par máximo en las 1.750 vueltas con 520 Nm. Son seis cilindros regulados por una transmisión automática de seis marchas. Junto con un cárter de aleación de aluminio y silicio, una inyección “Common Rail” de hasta 1.800 bar de presión así como una refinada dirección para la geometría variable del turbo tiene este motor nuevos cojinetes tanto de biela como de bancada y un nuevo cigueñal. De esta manera desarrolla este motor 14 CV más de potencia como 20 Nm de par más. Y ello con un menor consumo.

BMW reduce el peso de la parte delantera del vehículo. Ello empaquetado en un hermoso restyling de la serie 3. Faros más hermosos con cierto tono cromo y LED mejorado en la parte posterior. Además es amigable con el medio ambiente: recuperación de energía mediante la técnica start – stop, filtro de partículas diesel de serie para la suciedad más gruesa. Un catalizador de reducción de almacenamiento NOX el cuál evita una mayor contaminación de emisiones CO2 y cumple la futura norma EURO6.

Y hay que tener en cuenta que este 330d es más diabólico que su predecesor. Acelera sus 1.584 kilogramos de una manera arrogante pero muy suelta desde los 0 a los 100 en 6,1 segundos.

Para el día a día es más importante: que en la aceleración entre los 80 kilómetros hora y los 120 kilómetros hora este 520 Nm de gama media, se enfrenta directamente saliendo airoso sobre el Audi R8 e incluso sobre el Ferrari Spider. En 8,5 segundos los deja atrás.

La reserva de fuerzas de este diesel parece ilimitada, es en las 5.000 revoluciones cuando las fuerzas empiezan a flaquear. Es una gozada deportiva con carácter y sin arrepentimiento alguno. En el consumo: el BMW 330d ronda los cinco litros por 100 kilómetros.

Actualmente BMW ha sacado al mercado una nueva variante del 330 D – 245 CV, que se puede obtener a un precio desde 48.600.- EUR. Tiene 258 CV con un consumo de 4,9 litros y una emisiones de 129 gramos por kilometro.

En ambos casos, es un coche hecho para conducir y como bien reza la publicidad de la casa BMW: ¿Te gusta conducir?