NISSAN LEAF: CIEN POR CIEN ELÉCTRICO

Foto: http://autosecofriendly.blogspot.com

A pesar de que acostumbro a usar esta tribuna de Altrade para dar todos los mamporros que puedo al vehículo eléctrico, hoy he optado por escribir un artículo más aséptico. Algo limpito, suave, comedido, light. Al estilo de este vídeo japonés, rodado por Nissan para publicitar las bondades de su modelo eléctrico Leaf.

Como ya he dicho muchas veces, es obvio que el coche con motor de combustión no va a durar eternamente y en el futuro la gente hablará en voz baja, apenas se oirá un ruido y las prisas no existirán. Además, todo irá despacito, a cámara lenta, como en los vídeos musicales de cantantes mediocres.

Mi gran duda sobre el porvenir es acerca de los olores. ¿A qué olerá el mañana? Como es evidente, ni Youtube ni WordPress han sacado todavía ningún plugin que permita la reproducción de los aromas, así que tendremos que contentarnos con imaginarlos. Seguramente sean fragancias bastante neutras. Entre azules y verdes.

El Nissan Leaf me transmite sensaciones como las expuestas en los párrafos anteriores. Dispone de un motor eléctrico de 109 CV (80 Kw) generados por una batería de iones de litio de 345 voltios, además de otra adicional de 12 voltios para funciones auxiliares. Pese a que se ha homologado una autonomía de 160 kilómetros, es posible que la cifra se reduzca mucho dependiendo de la forma en que se use.

El único sistema de recarga es mediante enchufe, demorándose de los 30 minutos a las 10 horas. Como es típico de estos coches, las recargas rápidas no permiten la carga total de la batería ni se pueden utilizar en la red eléctrica doméstica. No obstante, la batería sí que se vende con el automóvil; al contrario que Renault, que tan sólo da la posibilidad de alquilarla.

Con la autonomía tan limitada que ofrecen estos vehículos, el uso debe reducirse al típico del día a día, acudiendo al trabajo sin dar muchos rodeos y poco más. Por eso no entiendo que vengan de serie equipamientos como el navegador, que son totalmente inútiles para trayectos diarios y repetitivos. Aunque sí que es cierto que el sistema de navegación dota al sistema de una pantalla adicional que queda bonita y da un aspecto futurista y tecnológico. Redundando en la sensación de modernidad, son espectaculares los distintos sonidos y chequeos de testigos en el encendido. Y estos ruiditos son totalmente necesarios ya que, al no escucharse el motor, necesitamos saber cuando está el coche preparado para arrancar.

Como había prometido al inicio del artículo, estoy tratando de centrarme más en los aspectos positivos. Así que también diré que el tamaño es muy llamativo para el uso urbano de una familia media con dos hijos, así como la habitabilidad interior y los materiales de gran calidad. En oposición a modelos de combustión adaptados a la tecnología eléctrica, como es un automóvil diseñado para ser eléctrico, la batería no ocupa espacio innecesario y se ubica debajo del suelo, bajo los asientos.