COCHES DE CINE

Vídeo: Asa Nisi Masa

Permítanme que en este artículo no escriba de motor. O mejor dicho: que escriba menos de automóviles y más de cine. Pero no se preocupen, porque no voy a traicionar la temática de este blog. De hecho, ni siquiera es algo original lo que voy a hacer hoy. Si recuerdan, ya en un par de ocasiones he dedicado algún post a los coches de cine. A mi parecer, ambos son elementos que están indisolublemente unidos. Por eso existe la maravillosa base de datos on line Imcbd, en la que se pueden ver los modelos que han aparecido en alguna película, con capturas de las escenas en las que se pueden ver.

Quiero que hagan un ejercicio de memoria y recuerden una película extraña y onírica, deliciosa como pocas, que destaca por sus poderosas y sugerentes imágenes: “Ocho y medio”, de Federico Fellini. En el barroco imaginario del genial director italiano –al menos en su primera época- los vehículos tienen protagonismo propio. Si en otra entrada hablé sobre el Triumph TR3A descapotable que conducía Marcello Mastroianni en “La Dolce Vita”, en esta ocasión el mismo intérprete y el mismo director articulan varias de sus oníricas escenas gracias a los automóvilesMore

ESPECIALES: CLÁSICOS DE CINE PARA COLECCIONISTAS

Si guardásemos las cosas que dejamos de utilizar, en vez de tirarlas a la basura, estoy convencido de que, pasados unos años, volverían a llevarse. Eso es lo que le ocurrió a mi hermana cuando un día rebuscando por los cajones se encontró con una gafas de sol de mi padre, unas Ray-Ban Aviator de los años setenta que están de última moda. En cuestión de coches podría suceder algo parecido, si no fuese por el inconveniente del espacio. Y es que abultan demasiado para poder ir acumulando chatarras a la espera de que recuperen un cierto valor. Por eso, generalmente, las colecciones de vehículos antiguos o clásicos no suelen ser baratas y son patrimonio -las diseñadas con buen criterio- de millonarios caprichosos. 

Como no dispongo de capital suficiente para emprender una colección con mis propios medios, voy a mencionar aquí una serie de modelos que considero imprescindibles.  A ver si algún lector se estira y me regala alguno. Aunque tampoco quiero hacer una lista de los diez automóviles más caros del mundo, ni cosas así.

Como soy excesivamente audiovisual, mi intención es hablar de una serie de coches clásicos avalados por el séptimo arte. Es decir: vamos a ver cuánto nos gastaríamos si comprásemos una serie de vehículos que me emocionaron cuando los ví en el cine. Lógicamente, para poder empezar, debemos olvidarnos del dinero. Haremos como si gozásemos de un presupuesto ilimitado. Total, somos unos señores, así que por una vez el precio no va a importar y pagaremos lo que nos pidan sin regatear.

  • Rolls-Royce modelo Phantom I Ascot Tourer de 1929: conducido por Robert Redford en la película de 1974 «El Gran Gatsby». Es el prototipo de coche decadente de los felices años veinte. Además, se convertirá en protagonista involuntario al ser el desencadenante del drama tras atropellar a una mujer. Su precio, 139.000 €

Rolls-Royce de "El Gran Gatsby". Foto: keikai.blogspot.com

 

Robert Redford junto al Rolls-Royce. Foto: http://ar.kalipedia.com

 

  • Triumph TR3A de 1958: conducido por Marcello Mastroianni en la película de 1960 «La Dolce Vita». Pese a que en la película aparece conduciendo varios coches, el que más apariencia de vividor, y con el que más escenas aparece, es con este descapotable británico de los años 50. Este automóvil, pese a lo hermoso de su diseño, no tiene un precio desorbitado, y se puede encontrar ya restaurado por 40.000 €.

Escena de "La Dolce Vita". Foto: imcdb.org

 

Imágen actual de un Triumph como el de "La Dolce Vita". Foto: Wikipedia

 

  • Ford Mustang GT 390 de 1960: conducido por Steve McQueen en la película de 1968 «Bullitt». Probablemente uno de los coches más míticos de la historia del cine, debido a su espectacular persecución de un Dodge Charger, que fija los cánones de lo que debe ser una persecución motorizada. Para el rodaje se utilizaron dos unidades similares, pero una de ellas quedó destruida. El otro vehículo se vendió y su actual dueño no lo ha usado nunca, con lo que se encuentra en estado de abandono. Expertos que han podido autentificarlo estiman que habría que gastarse más de 10.500 € en restaurarlo. Una vez puesto a punto, se cree que el Mustang GT 390 podría alcanzar los 105.000 €.

Steve McQueen junto al Mustang GT 390 en "Bullit". Foto: http://web1.taringa.net

 

El Mustang GT 390. Foto: http://web1.taringa.net

 

  • Aston Martin DB5 de 1964: conducido por Sean Connery en la película de 1964 «James Bond contra Goldfinger». Este modelo es el más famoso de los muchísimos coches utilizados en las películas de James Bond. Tal vez sea por su impecable línea deportiva, que lo convierten en el paradigma de cupé británico, o por su apariencia intemporal y perdurable. Quizás sea el vehículo que más me gustan de esta selección. Una de las unidades originales utilizadas para el rodaje fue subastado en 2006 por 1.500.000 €.

Sean Connery con el Aston Martin DB5 al fondo. Foto: imcdb.org

 

El Aston Martin DB5 de James Bond. Foto: imcdb.org

 

  • Alfa Romeo Giulietta Spider (101.03) de 1961: conducido por Edward Fox en la película de 1973 «Chacal». Uno de los descapotables que más me han gustado desde pequeñito.  Te entran ganas de comprártelo viendo la ruta que hace el protagonista desde el norte de Italia hasta París, disfrutando del hermoso paisaje y de una carreteras mucho más enrevesadas que las de hoy día. No es un vehículo que se cotice a unos precios muy altos, ya que se han vendido últimamente algunos en buen estado por unos 20.000 €.

Alfa Romeo Giulietta Spider en la película "Chacal". Foto: imcdb.org

 

Alfa Romeo Giulietta Spider con tapizados en cuero rojo. Foto: www.vicoautomoviles.com

 

En total nos habríamos gastado la nada despreciable cifra de 1.804.000 €. Pero hay que tener en cuenta que en esta colección de clásicos hay modelos muy asequibles para cualquier aficionado, y otros como el Aston Martin verdaderamente inalcanzable para el común de los mortales.

Si creen que algún modelo más debería estar incluido en esta colección, no dejen de mencionarlos en los comentarios.