el futuro de los concesionarios

La transición hacia un nuevo modelo de concesionarios (II)

Releyendo la primera parte de este artículo me he planteado cambiar el título del mismo ya que lo que está en transición no sólo es el modelo de concesionario si no el propio proceso de ventas. Si ayer veíamos los problemas que tenían muchos establecimientos para adaptarse a las situaciones cambiantes, hoy me voy a centrar en las transformaciones requeridas. En esto las marcas están más acostumbradas y ya se encuentran en pleno proceso de metamorfosis. Pero me temo que los que no lo tienen tan claro son los propietarios de concesionarios, a quienes esta última crisis una vez más ha pillado con el pie cambiado.

En otros artículos he explicado las difíciles relaciones que unen a concesionarios y fabricantes. Por eso mismo no podemos cargar sólo las tintas sobre los puntos de venta, ya que estos se encuentran totalmente atados a los dictados de las marcas. Motivo por el cual, y en aras de la salud de la economía, creo que el futuro está en los concesionarios multimarca. No obstante, para llegar a este tipo de establecimientos de distribución de varias marcas de un modo oficial, tienen que darse una serie de condiciones que analizaré en los próximos párrafos. More

La transición hacia un nuevo modelo de concesionarios (I)

A raíz del artículo de ayer en el que comenté la rescisión por parte de las marcas de 1.500 contratos de concesión, he estado reflexionando sobre la situación a nivel de distribución que estamos viviendo. Nos encontramos en una época de transición en la que se evidencia que el modelo anterior, el de los concesionarios en exclusiva, no es todo lo operativo que debería ser. Sin embargo, tampoco se puede cambiar el sistema de golpe y porrazo porque el futuro es incierto y es difícil saber lo que funcionará. Las tendencias apuntan a los establecimientos multimarca, con una gran presencia en Internet y en las redes sociales, orientados a un tipo de cliente joven, muy informado, que acude al punto de venta tan sólo para poder ver y tocar el coche de su interés.

Como veíamos ayer, el sistema de distribución actual se está comprobando que es ineficiente. Durante el tiempo en que la burbuja económica no hacía más que crecer, las marcas inundaron el mercado con muchas más tiendas de las que eran necesarias. De ese modo, pensaban, cada negocio se pelearía con quien hiciese falta para conseguir el inalcanzable objetivo fijado. Eso al final repercutía en más ventas para el fabricante. More