garantía legal

GARANTÍAS AMPLIADAS EN VEHÍCULOS NUEVOS

Foto: www.tallervirtual.com

En los últimos años estamos asisitiendo a un fenómeno que requiere una explicación detallada. Cada vez más, los fabricantes de coches están promocionando, como parte de sus ofertas comerciales, una garantía ampliada por un período más largo que el que obliga la ley. Para que tengamos claros los conceptos, el Real Decreto Legislativo 1/2007 que aprueba la “Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios” establece que los automóviles nuevos tienen garantizada una ausencia de defectos por un plazo de dos años. Esto es lo que llamaríamos garantía legal, que es preceptiva al vender cualquier bien de consumo como es un vehículo nuevo. Entonces, ¿por qué los fabricantes están ofreciendo, en algunos casos, hasta More

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

TIPOS DE GARANTÍAS DE VEHÍCULOS DE OCASIÓN

Foto: autopista.es

El otro día escribí sobre las garantías legales para vehículos nuevos. En esta ocasión, el artículo versará sobre las garantías de los coches usados. Y dentro de esta temática, tendríamos que distinguir entre dos tipos de operaciones de compraventa: las realizadas entre particulares y las llevadas a cabo entre un profesional y un particular. Es importante comprender bien esta distinción ya que se rigen por legislaciones distintas.

En caso de que un particular adquiera un vehículo de ocasión en un Concesionario o a un Compraventa profesional, la operación se ampara en la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo. Dicha ley establece que la garantía comercial que deben ofrecer estos profesionales debe durar como mínimo un año desde la fecha de la venta. Durante dicho período de tiempo, el vendedor debe responder del buen estado y de las cualidades del automóvil vendido.

Esta regulación otorga al comprador, en caso de que aparezcan defectos durante el primer año desde que se llevó a cabo la transacción, la posibilidad de que se le repare el coche gratuitamente. De no arreglarse, el consumidor tendría derecho a que se le sustituya por otra unidad de similares características, o se le devuelva el dinero pagado. En caso de tener que reclamar, se hará a través de la Junta Arbitral de Consumo, que será quien dirima los posibles conflictos.

En cambio, el Código Civil será el que regule las compraventas realizadas entre particulares. Esta normativa, de carácter general, establece que el bien transferido debe estar libre de cargas o gravámenes –de existir, la Jefatura Provincial de Tráfico no permitiría el cambio de titularidad- y debe carecer de vicios ocultos. Esta norma, expuesta en el artículo 1484 del Código Civil, aclara que no se responderá por los defectos manifiestos o que estuvieren a la vista. Además, el artículo siguiente no exime de responsabilidad al vendedor por desconocimiento del vicio oculto. Este precepto tiene una relevancia tremenda de la que apenas nadie es consciente, ya que en caso de vicio oculto los problemas pueden ser terribles.

El ejemplo perfecto sería el de alguien que se entera de que un amigo ha puesto a la venta su coche usado y decide comprarlo. Ninguna de las dos partes sabe que el vehículo tiene una avería muy grave que aún no ha aflorado. Si cinco meses después de la transacción, el coche se estropea, hay que tener muy claro que el antiguo propietario debe ser quien pague la reparación si no quiere perder pleitos y amigos. De todos modos, la ley establece una trampa en el artículo 1485 ya que puede incluirse una cláusula en el contrato por la que el vendedor no tendría que hacerse cargo de sanear los vicios ocultos.

Respecto al plazo para presentar una demanda judicial, el artículo 1490 establece que será de seis meses desde la firma del contrato. Por eso se suele decir coloquialmente que la garantía entre particulares vincula al vendedor por este plazo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

LA GARANTÍA LEGAL DE UN COCHE NUEVO

 

Foto: kontsumo.blogspot.com

Cuando se adquiere un coche nuevo, por ley se establece un plazo genérico de dos años en los que se garantiza una ausencia de defectos dentro de unos límites. Esos límites están establecidos en el Real Decreto Legislativo 1/2007. En este texto se aprueba la “Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios” y tiene como misión regular las condiciones en las que se van a aplicar las garantías de los bienes de consumo entre los que se encuentran los vehículos a motor. En esta norma se establece que la garantía de un automóvil nuevo comienza el día en que se entrega el vehículo y dura 24 meses desde entonces.

Hay que tener en cuenta que el precepto de garantía legal no es fácil de aplicar, estableciéndose unos límites que en ocasiones son fuente de conflictos. En principio, la garantía no cubre las averías o desperfectos causados por negligencia, falta de cuidado, impericia, utilización defectuosa o sobrecarga –incluso pasajera- del vehículo por parte del conductor. Es decir, si un comprador se queda atascado con su coche nuevo en un barrizal y acaba quemando el embrague por someterlo a un esfuerzo impropio al intentar salir, es evidente que la avería no quedará cubierta por la garantía.

Por otra parte, las marcas se cubren las espaldas y tienen por norma exigir el total y estricto cumplimiento del manual de instrucciones del automóvil, así como del “plan de inspección y mantenimiento” del mismo. En caso de no hacerse así, muy probablemente el fabricante se lavará las manos y no querrá reparar en garantía. Y en este sentido nos podemos encontrar con otro alud de problemas.

Antiguamente se decía que los mantenimientos durante el período de vigencia de la garantía eran obligatorios hacerlos en un Servicio Oficial. Sin embargo esto ha cambiado tras la aprobación de varios reglamentos de la Unión Europea en los que se fijan las bases para aumentar la libre competencia en el sector y establece que un taller independiente pueda realizar labores de mantenimiento durante el tiempo de garantía sin que ésta se pierda. Para ello, los talleres independientes tienen derecho a acceder a la información técnica necesaria para acometer con solvencia las reparaciones. Además, se recalca la libertad de elección de taller siempre que el cliente se haga cargo del pago de la factura, incluso aunque el vehículo se encuentre cubierto bajo la garantía del fabricante. La Comisión Europea ha aclarado que, en caso de que el trabajo realizado por el taller independiente sea defectuoso, el cliente podría perder la garantía.

Enlazando con lo anterior, los fabricantes siempre dejan constancia de que no se harán cargo en garantía de ningún vehículo averiado como consecuencia de una reparación defectuosa, o de la adición de piezas o elementos ajenos al automóvil. Les pondré un ejemplo fácil de entender: si en una tienda de telefonía instalan en un coche nuevo un manos libres conectado al equipo de música de serie, en caso de que el aparato falle no estará cubierto por la garantía.

Por último, quedan también excluidos los fallos producidos por el abuso en el régimen de conducción o por el sometimiento a un esfuerzo impropio como puede ser la participación en competiciones deportivas.

Como podrán observar, hemos dejado para otro artículo la exclusión de la garantía que más discrepancias causa y que en muchas ocasiones suelen terminar con reclamaciones en consumo: las piezas de desgaste.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)