manipular contador de kilómetros

Las diferencias en las valoraciones de los coches usados

Gracias a los muchos lectores que me preguntan sobre las tasaciones de sus coches usados, he podido comprobar que cada vez más se está produciendo un fenómeno curioso: la percepción por parte del propietario del valor de un vehículo de segunda mano no coincide casi nunca con su valor real. Aunque parto de la base de que el ojo del amo engorda al caballo, veo que las cifras difieren excesivamente respecto de lo que dicta la lógica.

Antes de nada debería explicar la forma en que se obtiene el precio de un automóvil de ocasión. Teniendo en cuenta que los bienes como los coches se desgastan y averían con el uso y el paso del tiempo, es más fácil de entender el motivo de las depreciaciones. Por eso mucha gente emplea una regla por la que toman el valor de nuevo de ese vehículo y le aplican una devaluación mayor o menor en función del tiempo transcurrido desde su fabricación y la demanda que tiene ese mismo modelo en el mercado de ocasión. Una persona razonable debería pensar que si compró un Volkswagen Golf por el que pagó 18.000 euros hace ocho años, no puede pretender que valga hoy 15.000 euros por muy bien cuidado esté. More

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

NO SE FÍE DE LAS APARIENCIAS

En artículos anteriores he resaltado la conveniencia de estudiar una serie de puntos exteriores e interiores del coche que nos pueden dar indicios sobre el verdadero uso del vehículo y sobre la existencia de golpes estructurales. Es importante que hagamos esta revisión libres de prejuicios y que no nos fiemos de las apariencias. Pero antes de continuar, les recomiendo el visionado de este vídeo.

La primera vez que lo ví, sentí que lo que se desarrollaba ante mis ojos era una estafa. Al ver aparecer a la anciana como propietaria del coche, y a un hombre adulto que le hace guiños al chico joven, me hice la siguiente composición de lugar: el hombre de mediana edad quiere colocar al joven un automóvil con pufo y tiene a la ancianita de gancho para dar confianza al “palomo”. Y es que se ha creado un axioma en la cultura popular que utilizan muchos timadores que se basa en decir que el vehículo fue utilizado por un jubilado, que apenas hacía kilómetros y que era muy cuidadoso con el automóvil.

Creo que para comprar un coche usado hay que tener, sobretodo, sentido común. Cuando nos ofrezcan un vehículo, diciendo que pertenecía a un viejecito, debemos pensar en nuestras propias experiencias vitales. ¿A cuántos ancianos conocemos que se vean obligados a dejar de conducir por culpa de la edad? Porque prácticamente a todos los que yo conozco, se retiraron de la conducción con automóviles viejos, cencerros antiguos e incómodos, llenos de averías y achaques. Y los pocos casos que he visto en que el coche era una perita en dulce, acabó siendo adquirido por algún familiar o conocido del anciano. Porque es evidente que si sabemos de un chollo, nos aprovecharemos nosotros de él antes que ofrecérselo a un desconocido.

Tras ver el anuncio completo, puedo decir que, pese a no estar del todo acertado, tampoco me había equivocado por mucho. Es obvio que al joven lo estaban engañando. Pero la viejecita no sólo actuaba de gancho, si no que era la propia timadora que estaba colándoles un coche maltratado. Aunque gran parte de culpa la tienen tanto el hombre de mediana edad como el joven, que estaban presumiendo que una señora como aquella tenía que ser muy cuidadosa conduciendo. Al comprar un vehículo no podemos presuponer ni prejuzgar nada. No podemos dar por hecho que, al ser una tierna ancianita, va a dejar el automóvil entero. Porque aunque lo aparecido en el vídeo es una exageración, habitualmente las personas de cierta edad no suelen dejar coches enteros, sin apenas haberlos usado. Si hacen caso de mi consejo, y no se fían de las apariencias, no le podrán engañar con el típico argumento de compraventa estafador: “este coche era de un jubilado que prácticamente no usaba el vehículo.

Foto: www.aquiestuveayer.com

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

OPINIÓN: MEDIDAS CONTRA LAS MANIPULACIONES ILÍCITAS DEL CONTADOR DE KILÓMETROS

Foto: Todoautos

En las corridas de toros, una de las cosas que más indignación causan es la manipulación de las astas de la res para que provoque menos peligro. Y si está absolutamente perseguido es, sobretodo, por lo que supone de adulteración de la pureza de la fiesta. Cuando se produce el “afeitado” de los pitones se está engañando a los aficionados, se les está estafando. Incluso así, pese a que la práctica está prohibida, se sigue llevando a cabo por diversos motivos que no vamos a tratar aquí.

Algo parecido sucede en el sector de la compraventa de vehículos de ocasión, donde se producen “afeitados” similares al de los toros, pero en el contador de kilómetros, que son las únicas defensas que tienen los coches para que no se produzcan engaños y estafas. Porque es necesario recordar que alterar los kilómetros que marca el odómetro de un automóvil es una estafa tipificada en el Código Penal Español.

Aunque este mal es tradicionalmente achacado a la picaresca española, debemos aclarar que esta fea costumbre no es un invento español. Bajarle kilómetros a un coche es algo que se lleva haciendo desde que los automóviles se popularizaron al ser producidos en cadena en Estados Unidos durante las primeras décadas del siglo XX. No tenemos más que leer en un pasaje de “Las uvas de la ira” de Steinbeck como los vendedores de vehículos usados manipulaban el cuentakilómetros y ocultaban dolosamente las averías a los pobres incautos que necesitaban un automóvil para emigrar cargados con todas sus pertenencias huyendo de la Gran Depresión.

Hoy en día, el abuso repetido sin escrúpulos por parte de un amplio sector de la compraventa nos ha cubierto con el velo de la sospecha a todos los que desempeñamos nuestra labor profesional con honradez y abnegación. En este negocio existen dos tipos de personas: las que venden coches para satisfacer necesidades, y las que venden coches para crear problemas a sus clientes. Los que manipulan los contadores se encuentran en el segundo grupo. Y lo más triste de todo es que, por los pecados de unos pocos, todos sufrimos la penitencia. Por culpa de una minoría de estafadores, todo un sector esta bajo sospecha.

Los que conozcan el mundo comercial sabrán que la confianza es fundamental para ejecutar un negocio. Pues imagínense si para desempeñar su trabajo tuviesen que luchar sistemáticamente por conseguir la confianza, algo que en cualquier otra transacción se presupone de buena fe. Es duro, ¿verdad?

Si partimos de la base de que es un problema generalizado –sobretodo en un determinado tipo de establecimientos y personas-, no entiendo el motivo por el que las autoridades no trabajan en serio para evitarlo. Con la intención de que esta lacra se extinga, yo propongo una serie de medidas que creo que pueden ayudar a reducir el problema:

  • Creación en la Dirección General de Tráfico de una base de datos estatal en la que, junto a la fecha de la inspección técnica de cada coche, figuren los kilómetros que tenía al realizarse. Además, dicha base de datos sería de acceso público y gratuito.
  • Promulgación de una ley sobre la compraventa de vehículos usados que regule explícitamente los derechos y obligaciones de las partes intervinientes, y que castigue con ejemplaridad a los que manipulen odómetros, incluso prohibiéndoles el ejercicio legal de la profesión.
  • Modificación de la Ley de Protección de Datos para que se regule explícitamente que los Servicios Oficiales de cada marca tengan la obligación de mostrar el historial de reparaciones con los correspondientes kilometrajes a las personas que demuestren un interés legítimo en la adquisición de un coche usado.
  • Modificación del Código Penal para crear un nuevo delito que castigue con penas más severas a todos los que tengan algo que ver con la manipulación de los cuentakilómetros. Desde el que instiga o contrata, hasta la persona física que modifica el contador.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)